Los estudiantes de la Universidad de Otavalo trabajaron tres meses y medio en la creación de un robot

Ratio:  / 1
MaloBueno 

robotOTAVALO. Un robot de 3 metros y medio de altura daba la bienvenida a la Universidad de Otavalo.
Es el inicio de la Semana Académica donde los estudiantes muestran lo aprendido en las aulas a nivel académico, cultural y recreativo.

El objetivo es fortalecer la formación integral de los miembros de la institución, y adquirir nuevos conocimientos mediante la participación activa de quienes protagonizan la programación.


No es el famoso ‘Mazinger Z’, pero se ganó el cariño de los transeúntes y de los estudiantes que se encontraban en la casona universitaria.


“Los estudiantes realizaron un mecanismo basado en la biónica, donde se permite imitar ciertas partes, conjuntos o sistemas de la naturaleza, que nos permite promocionar o generar una reacción en el usuario”, sostiene Santiago Herrera, director de la carrera de diseño gráfico que construyó el ‘androide’.


Mediante este robot se pudo promocionar los conocimientos técnicos que se aprenden en las aulas con la imaginación de los estudiantes. Tres meses y medio fue el tiempo que se demoraron para hacer realidad al robot.


Pero no es la única especialidad que mostró sus conocimientos al público. En la carrera de Derecho se realiza un seminario denominado “La Oratoria y la Oralidad, más allá del COGEP” .


Precisamente desde el 23 de mayo pasado, en el país entró en vigencia el Código Orgánico General de Procesos COGEP.


Este sistema implica la introducción de la argumentación oral en las audiencias de materias no penales. Es decir, que en lugar de resolver los casos en una oficina, el juez escucha a las partes mientras estas, conocen cómo se desarrolla su proceso. Al final se dicta sentencia con base en las argumentaciones respectiva.


Paralelo a estas semana de actividades estudiantiles, el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, Ceaaces, realiza la evaluación externa institucional, que se ejecuta entre julio a diciembre de este año.


Luego de la autoevaluación realizada del 17 al 20 de mayo pasado, acompañada por técnicos del CEAACES y de otras universidades, quienes guiaron el proceso que midió seis criterios, 16 subcriterios y 44 indicadores; se obtuvo un informe de resultados que recopila fortalezas y varias alternativas de perfeccionamiento para la institución.


“El cumplimiento de planes operativos anuales que realiza cada unidad organizativa de la universidad, constituye una novedad y se ha convertido en una fortaleza para el desarrollo positivo de las actividades” Así lo expresa Diego Valdospinos, presidente de la Comisión de Evaluación Interna de la IES otavaleña.


La universidad cuenta con planificación estratégica compartida por la comunidad universitaria, y está vigente hasta el año 2020. Relacionada directamente con la misión y visión establecidas, para contrarrestar las necesidades y las cumplir expectativas de la sociedad.