En Otavalo amenazan con 'ladrón cogido, ladrón quemado'

Ratio:  / 1
MaloBueno 

ladronOTAVALO. “La Policía hace un buen trabajo, pero muchas veces estos delincuentes salen rápidamente. Es mejor hacer justicia con la propia mano”, son las palabras de Miguel Maigua, un comerciante que vive cerca de la Plaza de Ponchos, donde llega un buen número de turistas extranjeros.

El criterio de Maigua es compartido por cinco artesanos que fueron consultados por este rotativo.


“Es mejor hacer justicia uno mismo. O lincharlos o purificarlos”, se refiere Néstor Morales, quien percibe que la inseguridad en Otavalo está latente.


Ayer un grupo de moradores afectados por robos a domicilios se reunieron para coordinar acciones ciudadana de distintos tipos.
Ellos creen en la justicia, en el proceso normal, pero saben que en ocasiones salen rapido de la cárcel.


Luis Yépez, quien está al frente del proceso asegura que se necesita una reconstrucción del tejido social, a través eventos sociales y deportivos que permitan conocer por lo menos a los vecinos del sector.


La situación no solo se vive en el casco urbano de Otavalo. En la parte rural, se han registrado algunos casos, pero la situación es distinta. Los cabildos kichwas tienen más fuerza y peso a la hora hacer justicia.
Un aviso de advertencia en la calle principal de ingreso a la comunidad de Peguche en la parroquia Miguel Egas es contundente “Ladrón cogido, ladrón quemado”, este aviso lo dice todo. Los moradores del sector no están para esperar el debido proceso.


El problema es que no se trata de una manifestación de folclore bárbaro, sino que es una amenaza real, que muchas veces se ha concretado en linchamientos incompatibles más que con la civilización, con un elemental sentido de lo humano y de lo justo.


“Sí lo cogemos infraganti robando ya sabemos cómo actuar. Hasta ahora no se ha registrado un robo acá en nuestro territorio”, dice Alberto Cachiguango. Hay expectativa sobre los resultados de la primera reunión de trabajo.