Artesanos de Otavalo lamentan disminución de ventas

Ratio:  / 1
MaloBueno 

artesanias

OTAVALO. Como todos los días, Andrea Cuasés llegó a las 07:30 al mercado Centenario, conocido como la Plaza de Ponchos, para vender cuadros artísticos que escenifican paisajes típicos de Imbabura.


Vendió su primer cuadro a las 11:30 a $ 20, cuando por lo general cuesta $ 30.

Cuatro horas y media debió esperar para su primera venta. La artesana trabaja en la Plaza de Ponchos desde hace ocho años, piensa que hace falta promocionar el lugar para generar una mayor presencia de turistas.

Los esposos Humberto Otavalo y María Montalvo, hace dos décadas tienen su puesto en la Plaza de Ponchos y opinan que este año no ha sido el mejor para el comercio artesanal, que empeoró después del terremoto del 16 de abril.

“Esta temporada es la peor, hay días que nos vamos sin un centavo en el bolsillo”.

Sí llegan pocos turistas, pero algunos solo observan y pasean en la Plaza, lamenta el artesano.

José Antonio Lema, presidente de la Unión de Artesanos del Comercio Centenario de Otavalo, Unaimco, espera que se cristalicen los acuerdos comerciales para que la situación mejore. Asegura que, hasta 2006, entre mayo y octubre enviaron de 70 a 90 contenedores con artesanías al extranjero.

El año pasado, enviaron cuatro contenedores y en lo que va de 2016 no han enviado ninguno. Esto lo hacían a través de agencias de viajes. Hace dos semanas, cerca de 150 artesanos de la Plaza de Ponchos se reunieron con el alcalde Gustavo Pareja para exigir el archivo de un proyecto municipal que buscaba mejoras en el sitio de venta artesanal que va por el medio siglo de vida.

El Alcalde reconoció que la presencia de turistas disminuyó, pero no precisó cifras. El porcentaje de la disminución tampoco la conoce el director de Turismo Y desarrollo Económico y Local del Municipio de Otavalo, Ricardo Andrade. “No tenemos un detalle en este tema...”. El funcionario propone que los encargados de sitios de alojamiento informen sobre las visitas a sus negocios para determinar con exactitud el impacto turístico.