28-07-2018 | 11:05

“La luna de sangre”, un espectáculo en imágenes

El espectáculo fue inédito debido a que el alargado eclipse lunar total coincidió con un difícil alineamiento de planetas que dejó a Marte en su posición más próxima a la Tierra desde 2003, por lo que el cuarto planeta del sistema solar pudo ser visto como un punto muy brillante casi que en el mismo plano que la luna eclipsada.

Por ese mismo alineamiento, desde varios puntos del planeta fue posible observar Júpiter, Saturno y Venus sin la ayuda de telescopios, aunque tales planetas sólo los pudieron identificar los expertos en el asunto.

Algunos planetarios y observatorios brasileños, como el de Sao Paulo, aprovecharon el momento inédito para abrir sus puertas al público y mostrar con la ayuda de experto las diferentes fases de una noche impar para la observación del firmamento.

Pese a que el eclipse puede ser visto desde diferentes regiones de Brasil, quienes acudieron a las playas tuvieron la mejor visión y desde el comienzo de la noche pudieron ver la luna ya totalmente eclipsada y en un tono anaranjado cubierto por una sombra.

Un eclipse se produce cuando un planeta o una luna se interpone en el camino de la luz del Sol y, durante un eclipse lunar, la Tierra impide que la luz del astro llegue hasta el satélite, lo que provoca que por la noche la luna llena desaparezca por completo, a medida que la sombra de la Tierra la cubre, explicó la NASA en su web.

La tonalidad rojiza de la Luna, un fenómeno conocido popularmente como “luna de sangre”, es consecuencia del comportamiento de la atmósfera terrestre frente a los rayos solares. Esta capa de la Tierra, que actúa como una lente, desvía todos los componentes de la luz del Sol, excepto la rojiza, que sufre “un menor desvío” y tiñe la faz de la Luna.