18-07-2018 | 15:54
(I)

Caminó 32 kilómetros para llegar a tiempo a su trabajo, el jefe le regaló su auto

EE.UU.- Walter Carr, -cuyo apellido tiene cierta relación con la palabra “carro”-, vivió un momento conmovedor tras caminar por horas para llegar a tiempo a su primer día de trabajo.

Como si se tratase de un augurio, el vehículo del protagonista se averió el día anterior y como única solución Carr decidió caminar desde la noche anterior hasta su nuevo trabajo, una empresa de mudanzas ubicada en Pelhman, Alabama.

Entre su casa y su trabajo existe una distancia de 32 kilómetros, una referencia aproximada al trayecto entre Ibarra y la parroquia de González Suarez, en Otavalo.

En el camino el empleado se encontró con un agente de policía que, impresionado por su historia, lo invitó a desayunar y luego lo acompañó hasta la casa de su primer cliente Jenny Lamey. Ella solicitó un camión de mudanza para las 08:00, pero el empleado llegó 06:30. Al conocer la historia del agotado sujeto, su cliente le freció descanso, pero él prefirió trabajar hasta que lleguen sus compañeros.

Sorprendida Lamey envió un mensaje a la cuenta de Facebook de la empresa de mudanzas poniendo como ejemplo a su nuevo empleado.

La información llegó a oídos de Luke Marklin, director ejecutivo de la compañía de mudanzas Bellhops, quien condujo desde Tennessee el fin de semana para conocer a Carr. Después de charlar un rato, conocer su infancia y su tragedia al perder su vivienda durante el paso del huracán Katrina, le entregó las llaves de su propio Ford Escape 2014.

VINCULADO A

MÁS INFORMACIÓN