Razones por las que el 'No' se impuso en el plebiscito en Colombia

Ratio:  / 0
MaloBueno 

paz

Bogotá BBC. ¿Cómo es posible que un país rechace un acuerdo que le pondría fin a un conflicto armado que lleva más de medio siglo y costó la vida de más de 200 000 personas, un pacto que fue negociado arduamente durante cuatro años? Suena difícil de creer, pero sucedió este domingo en Colombia.

Con el 99,98% de los votos escrutados, 50,21% de los colombianos dijeron que "No" y 49,78% dijeron que "Sí".

¿Por qué ganó el "No"? Mujeres y hombres consultados por BBC Mundo creen que las heridas de la guerra con las FARC siguen demasiado abiertas.

Durante todo el proceso de paz se habló mucho de perdón, pero perdonar 50 años de agresiones y violencia no es fácil.

¿Miedo o justicia?

Seis millones y medio de colombianos le dijeron "No" al acuerdo que se trabajó durante casi cuatro años en La Habana.

En criterio de la profesora universitaria y periodista Ana Cristina Restrepo, el No mayoritario al acuerdo es el triunfo del miedo, "el gran elector en Colombia".

"No fuimos capaces de dar el paso. Volvimos al mismo punto de 1982, cuando se empezó a negociar con las FARC", le afirmó la periodista a BBC Mundo.

Sin embargo, los colombianos que votaron en contra del acuerdo entre el gobierno y la guerrilla creen que se trata de "un triunfo de la justicia".

Mercedes Castañeda, una contadora que vive en Bogotá, le dijo a BBC Mundo que los resultados del domingo se deben a que su país "no puede olvidar el dolor de tantos años de guerra".

"Triunfó la verdad, porque en los acuerdos había manipulación. Nosotros no queremos que las FARC tengan un espacio político que no merecen", señaló Castañeda.

La contadora añadió que las FARC forjaron su recorrido "con secuestros, asesinatos y narcotráfico".

"Eso Colombia no lo ha olvidado".

¿No a la paz?

"¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?", era la pregunta del plebiscito del domingo.

No se preguntaba por un simple cese el fuego.

Lo pactado en La Habana se materializó en un documento de 297 páginas con varios puntos que dividieron a la opinión pública y a los políticos colombianos.

Una de las partes más cuestionadas del acuerdo fue la garantía al partido político en el que se convertirían las FARC, de cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes para los dos siguientes períodos legislativos.

Otras objeciones se centraron en que los culpables de crímenes de guerra y de lesa humanidad -tanto de las FARC como de las fuerzas del Estado- no necesariamente irían a la cárcel.

Sin embargo, el rechazo en el plebiscito al acuerdo no significa que en Colombia quieren que la guerra continúe.

"El No al plebiscito no es un no a la paz, ni se puede considerar así. Hay que hacer una sumatoria que permita que la terminación del conflicto goce de un mayor respaldo", le explicó a BBC Mundo Víctor G. Ricardo, quien encabezó las negociaciones del gobierno con las FARC durante el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002).

¿Sorpresa? No tanta

El lunes pasado, el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC Rodrigo Londoño firmaron el acuerdo de paz en Cartagena acompañados por líderes mundiales.

La algarabía con la que se anunció "el fin de la guerra" hacía suponer que el Sí se impondría sin problemas el domingo 2 de octubre.