Gobierno de Temer recibe un fuerte apoyo de Estados Unidos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

temerEl liberal plan económico del Gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, recibió este martes un fuerte apoyo del secretario del Tesoro de EE.UU., Jack Lew, quien afirmó que la economía brasileña ha iniciado el camino de la recuperación.

Brasil "va por el camino correcto" para superar una crisis que "probablemente sea la peor que ha sufrido en cien años", declaró Lew en Brasilia, donde hoy se entrevistó con el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, y luego fue recibido en un audiencia privada por el propio Temer.

Lew es el primer funcionario de alto rango del Gobierno de EE.UU. que visita Brasil desde que Temer está en el poder, que asumió en forma efectiva el pasado 31 de agosto, tras la destitución en un juicio político de la ahora expresidenta Dilma Rousseff.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos evitó consideraciones de tipo político, pero elogió sin ambages la línea económica liberal que ha adoptado el Gobierno de Temer, sobre la cual apuntó que ha sido vista con buenos ojos por el sector privado internacional.

Lew elogió los "esfuerzos" del nuevo Gobierno brasileño para "reorganizar el país" y aseguró que "se empiezan a ver señales de mejora en la economía por parte del sector privado", aunque subrayó que restan "muchos desafíos".

Aún así, y sin citar ninguna de ellas, afirmó que el Gobierno de Temer "ha comenzado a plantear reformas estructurales que van por el camino correcto para la recuperación del crecimiento y la fuerza de Brasil".

Durante la entrevista con Meirelles, el secretario del Tesoro conoció de primera mano algunos detalles de las medidas propuestas por Temer para superar la delicada situación económica del país.

La economía brasileña entró en recesión el año pasado, cuando se contrajo un 3,8 %, y todas las proyecciones coinciden en que 2016 cerrará con una nueva caída en torno al 3,3 %, aunque también en que en 2017 habrá una ligera recuperación, cercana al 1 %.

Los planes del Gobierno, elogiados por Lew, pasan por un fuerte ajuste fiscal, acompañado de un duro recorte del gasto público y un programa de privatizaciones aún no bien detallado, pero que abarcará las áreas de aeropuertos, puertos, distribución de energía y carreteras, entre otras.

La semana pasada, en el marco de su viaje a la Asamblea General de la ONU, el propio Temer expuso esas mismas propuestas a nutridos grupos de empresarios estadounidenses, que manifestaron un interés especial en participar en los programas de privatización.

El secretario del Tesoro estadounidense elogió los "esfuerzos" del nuevo Gobierno brasileño para "reorganizar el país" y aseguró que "se empiezan a ver señales de mejora en la economía por parte del sector privado", aunque subrayó que restan "muchos desafíos".

Aún así, y sin citar ninguna de ellas, afirmó que el Gobierno de Temer "ha comenzado a plantear reformas estructurales que van por el camino correcto para la recuperación del crecimiento y la fuerza de Brasil".

También dijo que su primer contacto con las nuevas autoridades de Brasil ha servido para "discutir asuntos macroeconómicos y evaluar las perspectivas de Brasil y Estados Unidos, tanto en sus relaciones bilaterales como para la cooperación" en las áreas de investigación y ciencia y tecnología, entre otras.

Además de recibir a Lew, Temer dedicó buena parte de esta jornada a la agenda económica y a reuniones con empresarios interesados en las oportunidades de negocios que pueden surgir en Brasil, a pesar de los dos años de profunda recesión que acumula el país.

Durante el día, Temer se entrevistó también con representantes de las empresas Fiat Chrysler, Hyundai Motor y Royal Dutch Shell, todas con operaciones en Brasil y, según dijeron fuentes oficiales, todas decididas a renovar su apuesta en el país.