Rafael Correa anuncia que Ecuador retirará a embajador en Brasil tras destitución de presidenta

Ratio:  / 0
MaloBueno 

rafael correaQuito (PL) El gobierno de Ecuador informó hoy la retirada del embajador de Quito en Brasilia, tras la destitución de la presidenta constitucional de la República Federativa de Brasil.

El anuncio lo realizó el Jefe de Estado ecuatoriano, Rafael Correa, a través de su cuenta en Twitter: @MashiRafael.

'Destituyeron a Dilma. Una apología al abuso y la traición. Retiraremos nuestro encargado de la embajada. Jamás cohonestaremos estas prácticas, que nos recuerdan las horas más obscuras de nuestra América. Toda nuestra solidaridad con la compañera Dilma, con Lula, y con todo el pueblo brasileño. ÂíHasta la victoria siempre'!, escribió el mandatario.

Más temprano, la administración nacional de Ecuador emitió un comunicado oficial en rechazo al procedimiento del legislativo brasileño, que llevó a la destitución de la Jefa de Estado.

'El Gobierno del Ecuador condena los acontecimientos políticos acaecidos en la República Federativa de Brasil, que en las últimas horas han resultado en la separación definitiva de su cargo de la Presidenta constitucional Dilma Rousseff, legítima depositaria del mandato popular', expresa el texto.

Asimismo, indica: '...Ecuador no puede soslayar el hecho de que un número importante de los decisores en el proceso de juicio político a la Presidenta están siendo investigados por graves actos de corrupción'.

'Estos lamentables sucesos, inaceptables en pleno siglo XXI, suponen un serio riesgo para la estabilidad de nuestra región y constituyen un grave retroceso en la consolidación de la democracia, que tanto esfuerzo y sacrificio ha significado para nuestros pueblos', concluye el documento.

El Congreso de la república Federativa de Brasil aprobó la destitución de la mandataria por 61 votos contra 20, sin que se presentara ninguna evidencia de delitos de corrupción ni crímenes de responsabilidad.

El gobierno de Cuba también rechazó enérgicamente el procedimiento y lo describió como un golpe de Estado parlamentario-judicial contra la presidenta y un acto de desacato a la voluntad soberana del pueblo del país sudamericano.