19-07-2018 | 00:04
(I)

El ‘Santo Negro’ que une a todos

La fiesta religiosa es una de las más concurridas en el cantón Eloy Alfaro al norte de la provincia de Esmeraldas. Cerca de 5 mil personas llegan hasta el lugar.

Eloy Alfaro.- Patricia Batioja se siente orgullosa cuando habla de San Martín de Porres. El ‘Santo Negro’, como se lo conoce en el caserío, es el Patrono de Canchimalero, una isla de Limones, cantón Eloy Alfaro en la provincia de Esmeraldas.

Geografía. En este escondido lugar, viven cerca de 100 familias dedicadas a la actividad pesquera artesanal y la producción de coco. Ahí se llega por vía fluvial saliendo desde la población de La Tola o Borbón. Se navega en lanchas por las aguas de los ríos Cayapas y Santiago cerca de una hora. A pesar de su dificultad para llegar y de las necesidades del lugar, la ilusión de salir adelante; la amabilidad y la sonrisa de sus habitantes no borra.

Identidad. “La fiesta del Santo Negro (San Martín) son muy importantes para nosotros. Cada 3 de noviembre llegan cerca de cinco mil personas. Pero las actividades las hacemos desde el 2”, explica Batioja. A la celebración acuden devotos de La Tola, Borbón, La Barca, El Bajito, Pampanal, Tambillo, Santa Rosa, El Cuerval, Olmedo, Tolita Pampa de Oro y comunidades afros que están asentadas en el río Cayapas y Santiago. Es un reencuentro de los pueblos.

Procesión. Las mujeres son las primeras en ingresar al mar para recibir a San Martín y ubicarlo en sus hombros o agarrar una cinta que lo adorna. Los feligreses pugnan por estar en primera fila en medio de empujones de la policía y coordinadores que abren paso entre la multitud.

De acuerdo a Batioja, la procesión se realiza por la única calle de la isla, hasta la iglesia ubicada a unos 500 metros de la playa. Antes de llegar las dos imágenes hasta la tribuna para la misa campal, los devotos dan tres vueltas en círculo con San Martín.

Un poco de historia. La celebración a San Martín se realiza desde 1967, cuando Aurelia Mosquera de sus fieles se salvó de morir ahogada tras zozobrar la canoa en la que viajaba, justo en la bocana de Limones, frente a Canchimalero.

Según Batioja, su coterránea Aurelia, aseguró que San Martín la salvó de morir ahogada en medio del mar, una vez que se encomendó a él; por eso decidió construir un nicho en Canchimalero donde reposa la figura del Santo Negro, que es sacado por sus devotos cada año para realizar una romería por el mar.

Desde entonces, cada año, llegan a Canchimalero cientos de fieles y turistas nacionales y extranjeros para participar de la fe religiosa del pueblo afroesmeraldeño, mostrada al Santo milagroso.

De importancia. Elcira Reasco, directora de turismo del GAD Eloy Alfaro, asegura que la fiesta se desarrolla con una peregrinación por el mar, en la que sus fieles viajan en balsas decoradas con flores, palmeras y es presidida por el obispo de Esmeraldas.

Canchimalero pide obras. Esta localidad de 100 familias necesita de muro de contención para enfrentar los oleajes. Esto les ha ido quitando parte de su territorio. También se requiere de agua potable y alcantarillado sanitario entre otros.