30-07-2018 | 00:36
(I)

En Casa Suaya buscan revivir las costumbres ancestrales

Los domingos, en este espacio cultural se realizan ferias gastronómicas, donde se ofrecen alimentos y productos cultivados y elaborados en esta parte de la ciudad.

Ibarra. Con el objetivo de revivir las costumbres ancestrales, en la Casa Suaya, instalación intercultural ubicado en el sector de La Esperanza (sur de la capital imbabureña), se abrió nuevos espacios.

El objetivo. Es un espacio construido con métodos ancestrales que recobran técnicas milenarias de construcción, cultivo y medicina espiritual llevadas por los pueblos andinos. Esa construcción empezó hace tres meses.

Ahora la Casa Suaya también ofrece un hospedaje ancestral por medio del intercambio de saberes, la convivencia con la comunidad y un profundo respeto por la naturaleza.

“El concepto es buscar un espacio donde encontremos nuestro espíritu, encontremos nuestras raíces y revivamos un poco las costumbres ancestrales, esa es la idea”, mencionó Jorge Ávila, promotor cultural del proyecto.

También se han creado áreas dedicados a la alfarería. Ávila explicó que la cerámica que ellos desarrollan en este rincón rodeado por la naturaleza, es totalmente artesanal.

En el lugar se construyeron cuatro hornos artesanales, uno es exclusivamente para quemar las piezas que elaboran en barro y que posteriormente se transforman en cerámica.

“Esperamos que todo resulte bien, que la gente se conecte y conozca este lugar. Vean que este es un proyecto diferente hecho con manos imbabureñas, con gente de la comunidad y siempre rescatando esto de lo ancestral y de la reivindicación de los pueblos”, sentenció el promotor cultural.

El rol de la mujer. Para María Fernanda Terán, quien forma parte del proyecto Casa Suaya, el rol de la mujer es importante. Ya que las mujeres del sector y de sus alrededores son las que se encargan de rescatar la gastronomía ancestral.

Ella explicó que los platos que se preparan en el lugar son cocinados con leña o carbón, como lo hacían sus antepasados. Las emprendedoras ofrecen una variada gastronomía como cuy y borrego asado, entre otros.