Estudiantes forman banda musical de instrumentos andinos

11:08 1428 hits

Estudiantes forman banda musical de instrumentos andinos

Ratio:  / 3
MaloBueno 

benito juarezAntonio Ante.- Son niños y adolescentes de entre 11 y 17 años que tienen un gusto en común: la música andina es su afición y poder entonarla les apasiona. Emilia Túquerrez y Yarith Morales son parte de la banda musical de instrumentos andinos de la unidad educativa Benito Juárez.

Llevan un año en la actividad que comparten con 32 estudiantes más. Emilia interpreta la guitarra y Yarith la zampoña, dos instrumentos que literalmente han estado relegados en este tipo de bandas. Su directora y también fundadora es Elizabeth Morillo, docente de música que ha ido reclutando los talentos estudiantiles.


Toque intercultural. Lo que se busca es aportar desde este espacio a revitalizar la cultural del pueblo kichwa. Todos los estudiantes son indígenas oriundos de la parroquia San Roque en el cantón Antonio Ante.
Comunidades como Pucará, Cerotal, La Esperanza y Agualongo de Paredes, La Merced, Pucará, San Miguel y La Delicia se encuentran representadas por los adolescentes.

Lo que Morillo busca es lograr una fusión entre la música folklórica y los géneros andinos que son entonados con instrumentos como zampoña, quena, rondador o charango.

Entre las canciones que más agradan a Emilia y Yarith, constan ‘Lágrima por lágrima’ y ‘Yamor’ y ‘Reina y Señora’.
El grupo todo es autofinanciado. Los padres cubren los gastos de los chicos, mientras los docentes con ayuda de los estudiantes del Luis Ulpiano de la Torre imparten los conocimientos musicales.

Respaldo. “Hacemos el esfuerzo para poder participar con ellos en los desfiles. Tienen mucho talento”, explica Fernando Garcés, padre de familia quien siempre sigue la presentación de su hijo.

La unidad educativa Benito Juárez de San Roque, es una institución intercultural bilingüe que tiene 255 estudiantes todos indígenas. “Hemos respetado mucho sus tradiciones y lengua materna, más bien hemos incorporado la interculturalidad”, señala Morillo quien imparte la materia de música. Pero no solo la banda musical es el centro de atracción.

Presencia femenina. El grupo de bastoneras conformado por 18 estudiantes indígenas también se roba las miradas en cada una de sus presentaciones. Sus trajes y movimientos sincronizados captan la atención de los asistentes. Al menos así los demostraron el pasado 2 de marzo durante el desfile cívico de Antonio Ante.

“Es la primera vez que veo un grupo de estas características. Se ve a las chicas muy bien, me gusta el colorido de sus vestimentas”, afirma Lucía Zumárraga, quien observó la presentación. Sonia Yacelga es docente de ciencias naturales y también apoya en el tema organizativo. “Estoy en la comisión y nos toca realizar un esfuerzo para ver la presentación de los chicos. Es un orgullo ser parte de esta institución”, confiesa la docente. Los días pasan y los estudiantes siguen perfeccionando sus técnicas musicales.