23-05-2018 | 13:50

La Escuela General Básica "León Tolstoy" una de las más afectadas tras sismo

    escuelita
    Cotacachi.- Adrila Navarro no sale de su asombro. Su casa es una de las ocho viviendas afectadas en el cantón. Dos fisuras de grandes proporciones, dejó el sismo de magnitud 5.4 registrado ayer en el país. “Fue un momento muy horrible, la casa se movía muy duro. Necesito ayuda, me da miedo seguir viviendo ahí”, confiesa la madre de familia, que vive con su hija y dos nietas en el barrio Cachipugro.

 

No solo aquellas estructuras. Por ejemplo, una parte de la pared de la Educación General Básica "León Tolstoy" perteneciente a la parroquia de Peñaherrera, en comuna El Cristal se derrumbó.

En principio circularon fotografías por las redes sociales indicando que se trataban de unidades educativas de Apuela, sin embargo se verificó con fuentes oficiales que eran imágenes correspondientes a la escuela de la comuna El Cristal.

En otro caso, Mario Terán quien vive en el barrio San José. Aunque su vivienda no registró daños, el comerciante ya tomó las precauciones respectivas. “Debemos estar atentos ante cualquier dificultad. Estos eventos no avisan por eso debemos saber cómo actuar”, explica.
sismo
Registro. El movimiento telúrico se registró pasadas las 08:30 y causó desesperación entre los habitantes de la región norte. Además desnudó los problemas estructurales del cantón. El Centro de Salud de la parroquia Apuela y el mercado Jatum Cem, presentan serios problemas en sus estructuras. Así lo corroboró Martín Proaño, administrador del centro de expendio. “Existen fisuras en el tumbado y loza en una parte del mercado. Hemos acordonado las dos partes”, asegura el funcionario.

El sentimiento de angustia se evidenció entre los comerciantes y usuarios que llegaron hasta el mercado. “Hay que tener calma, pues se puede venir otra réplica”, contó Marco Torres, mientras seguía el trabajo que realizaban los Bomberos de Cotacachi.

Apuela. Fue una de las zonas más afectadas. El Centro de Salud presenta daños estructurales que obligó a una evacuación inmediata.

Israel Osnayo, secretario ejecutivo de seguridad ciudadana de Gestión de Riesgos, explica que el epicentro se dio en la parroquia de Peñaherrera en la zona de Íntag. La magnitud del evento hizo que se sintiera en Pichincha, Esmeraldas, Sucumbíos, Santo Domingo e Imbabura.

“En el Centro de Salud se registró una afectación bastante fuerte. Hemos trasladado la atención de los pacientes al Cuerpo de Bomberos de Apuela”, explica Osnayo.

Una escuela de la comunidad El Cristal de la parroquia de Peñaherrera, fue la más afectada, pues parte de su estructura se cayó.

Oficial. Según reportes oficiales, dos niños de esta institución sufrieron heridas leves por la ruptura de vidrios. Al momento las autoridades municipales, de Salud, Educación y Vivienda se encuentran en la zona de mayor impacto evaluando la magnitud de los daños. El sismo de 5.4 grados fue provocado por una falla tectónica en la corteza continental ubicada en la Cordillera Occidental, así lo corroboró Osnayo. Tras el temblor de 5.4 grados, se han registrado al menos 20 réplicas con magnitudes inferiores a los 2 grados.

Pasadas las 15:00 se instaló el COE cantonal de Cotacachi, donde se activaron los equipos de seguridad y se articularon los planes de contingencia con las instituciones correspondientes.

Territorio. La mesa de Seguridad y Control se activó. Sus representantes serán los encargados de garantizar la seguridad de la población, bienes e infraestructura, además de los servicios básicos. Los planes de seguridad y protección en caso que volverse a registrar una réplica están listos.

Daños en la Seis de Julio.

Fue otro de los planteles con problemas graves en su interior. Tres aulas donde estudian los quintos y sextos años sufrieron daños. Su cubierta se hundió y parte del piso se agrietó. La pared de las baterías sanitarias también sufrió fisuras.

“Estábamos en clases cuando las alarmas empezaron a sonar. Los estudiantes evacuaron normalmente las aulas. Teníamos 750 niños y niñas cuando pasó esto”, asegura Miguel Prado, vicerrector del plantel. Por disposición distrital las clases están suspendidas hasta nueva orden.

El anuncio del docente, fue un aliciente para Gerardo Pinto, padre de familia quien llegó hasta la institución para ver a su hijo. “Fue un momento muy duro. Sentí miedo, se me vino a la mente lo que sufrimos en el año 2016 con el terremoto”, explica.

Desde el COE. Según los datos entregados por las distintas instituciones al COE, de las 75 instituciones educativas en el cantón, 25 de ellas están con daños leves y medios. Las clases fueron suspendidas.

A nivel de salud, la unidad operativa de Chontal, también presentó daños menores. Mientras la Unidad de Atención de Apuela fue evacuada.

Desde ayer se empezaron a realizar los trabajos de limpieza para reanudar actividades. En el área de vivienda, el Miduvi, confirmó daños en 8 viviendas afectadas en Apuela. Mientras en Peñaherrera y Plaza Gutiérrez se registraron cuatro daños más.

El resto de Imbabura. Hasta el cierre de esta edición no se conocían daños en el resto de cantones. El susto fue una constante tanto en la provincia de Imbabura. Las clases fueron suspendidas por unas horas. En la capital de imbabureña, los planteles educativos activaron sus alarmas. En esas instituciones, se acogieron los protocolos previstos para este tipo de eventos. “El año pasado nos enseñaron cómo actuar en estos momentos”, explicó Isaac Palma, de la U.E Presidente Velasco Ibarra.