28-04-2011 | 17:40

En cuestión de segundos lo perdieron todo

    altOtavalo. Eran las 07:00 y el fuete aluvión no cesaba, la parroquia de Ilumán esta vez fue la afectada 10 familias se quedaron sin hogar y más de 20 se inundaron.

     Temor en Ilumán. La lluvia comenzó a las 05:00, los moradores de Ilumán jamás imaginaron que el turno de la tragedia les llegaría.
    La casona derrumbada, está ubicada en la comunidad de San Luis de Agualongo, perteneciente a la parroquia de Ilumán.
    Las lágrimas de Rosa María lo decían todo, el temor en su mirada describía el trágico momento,  el lodo manchaba sus pies y un plástico cubría el único cuarto que había quedado de la vivienda.
    “Lamentamos lo ocurrido en la humilde vivienda de don Rafael y de los demás compañeros afectados, nuestro pedido es a las autoridades para que ayuden a los damnificados”, dijo Daniel Picuasi, habitante de Agualongo.

El lodo cubría las calles de la comunidad, la lluvia no paraba y los comuneros con palas y escobas desalojaban los montículos de destrucción.
María Yamberla, humilde mujer con mirada de esperanza y de tristeza a la vez, lamentaba lo sucedido en su hogar que también se vio afectado.
“Soy madre soltera y la humilde casa que me heredaron mis padres, que en paz descansen, era lo único que tenía, voy a ver si alguien me da posada por que peligra mi vida y de mi hija”, dijo María Yamberla, comunera de Agualongo.
 Inundaciones en viviendas. La minga es un sinónimo de unión y esfuerzo, los comuneros demuestran su apoyo a los damnificados, por todo lugar de la parroquia Ilumán, la colaboración no se hacía esperar.
Casa inundadas, destruidas y a punto de caer eran el escenario de dicho lugar.
“En mi casa el lodo no paraba de ingresar, mi mujer y mis cuatro hijos se esforzaban por limpiar el lodazal, las calles parecían ríos y los vecinos salieron también a ayudar”, dijo Luis Morán, afectado de Ilumán.
Historias similares lo vivieron varios habitantes de Agualongo, Gualpo y Ángel Pamba, comunidades pertenecientes a Ilumán, se estima que fueron 20 casas que se inundaron por el fuerte torrencial en la mañana de ayer.
Otro lugar afectado fue la Escuela San Luis de Agualongo, el lodazal también había ingresado, a los patios y aulas del lugar.
Las clases fueron suspendidas, y si continúan las lluvias, los niños de Ilumán no podrán asistir a su santuario de aprendizaje.
 “La lluvia que inicio en la madrugada, trajo consigo una gran cantidad de lodo, esto ocasiono a que niños y maestros no puedan ingresar al establecimiento”, adujó Carlos Estévez, director de la Escuela San Luis de Agualongo.

 altCOE cantonal. D La emergencia se activó en Otavalo y el Comité de Operaciones Emergentes de Otavalo (COE-O), inició rápidamente los trabajos necesarios para brindar la ayuda a los damnificados.
El Gobierno Municipal,  Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional y la Junta Parroquial de Ilumán, unieron esfuerzos para solidarizarse con los perjudicados de la zona.
Maquinaria del GMO y del Gobierno Provincial de Imbabura, habilitaron las calles que conducían a las casas afectadas en Ilumán.
Bomberos y Policías Municipales se sumaban a los comuneros para desalojar el lodo y los escombros de las casas.
“La llamada de auxilio la recibimos a las 07:30 en la estación de bomberos, rápidamente nos comunicamos con el director administrativo de la municipalidad, Alberto Bolaños y coordinamos las acciones del COE cantonal” manifestó Luisa Villalba, jefa del Cuerpo de Bomberos de Otavalo.
 
 MIDUVI. “Luego del informe de la Secretaría de Riesgos, sale el personal del MIDUVI y levantamos las siguientes fichas técnicas para realizar una evaluación”, dijo Luis Sánchez, director provincial del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda
Además el director del MIDUVI sostuvo que su obligación es realizar los estudios en las zonas afectadas no solo en Otavalo sino también en la provincia.
“Hemos establecido paquetes de emergencia, las zonas más preocupantes son en San Antonio, Yambiro, Pimampiro, La Esperanza, Cotacachi e Iluman, estos paquetes serán enviados a Quito al Ministerio para que nos entreguen los fondos necesarios”, manifestó Sánchez.
Los habitantes de Ilumán añoran sus hogares destruidos, y sueñan con una nueva morada para vivir en armonía y paz, solo esperan que las autoridades nacionales se preocupen de ellos y no en el dinero mal gastado en la campaña de la Consulta Popular.