13-01-2018 | 13:20

En 24 meses es el plazo para que culminen los trabajos de Pesillo-Imbabura

    pesillo

    Cayambe.- El proyecto Pesillo-Imbabura tiene un avance del 5.7%, así lo afirmó el ingeniero Víctor Pesantes, de la Unidad de Gerenciamiento de la obra.

El plazo para entregar el proyecto Pesillo-Imbabura es de 24 meses, es decir, 2 años, a partir del 4 de septiembre del año pasado.

Las primeras actividades están direccionadas a terminar la instalación de tuberías de PVC, mientras que el segunda fase es la importación de la tubería de acero.


Vicente Pérez, del área de Fiscalización del proyecto, aseguró que todo el sistema contempla una longitud de 155 kilómetros de tubería.


Hasta el momento están instalados aproximadamente 30 kilómetros de tubería PVC.


El Pesillo-Imbabura es una obra que beneficiará con agua potable a cinco cantones, dos de Pichincha y tres de Imbabura (Cayambe, Pedro Moncayo, Otavalo, Antonio Ante e Ibarra).


El túnel, que inicia en la Laguna de San Marcos, ubicada a 24 kilómetros de Cayambe, permite captar el agua de la laguna para llevarla a los cinco cantones.


“Se tomará el suministro de agua potable hasta 700 litros por segundo. La capacidad de este túnel es de más de 4 metros por segundo”, explicó el ingeniero Pesantes.


La laguna, además de abastecerse con la lluvia, también lo hace con tres ríos de los deshielos del Cayambe, y para un futuro se espera recibir agua de tres ríos más.


Pero para que este líquido se mantenga en la laguna, se ha construido una presa para que el agua llegue hasta los 6 metros.


Desde la captación del túnel el agua llegará hasta una planta de tratamiento, que espera ser construida en los próximos meses, donde se le dará mantenimiento adecuado para después ser distribuida a los cantones.

Para el alcalde de Pedro Moncayo, Frank Gualsaquí, este proyecto beneficiará con el 90% al sector rural del cantón.
“Es un tema clave para Ibarra, pero para Pedro Moncayo es fundamental”, indicó.

Gualsaquí mencionó que a esta obra se suman dos proyectos, con los que se podrá cubrir el 95% de agua potable.


El canal de riego Cayambe-Pedro Moncayo también forma parte del Pesillo, y ayudará a la producción de vegetales y frutas en 16 mil hectáreas.


“El futuro de estos cantones y sobretodo el de Pedro Moncayo está en el canal de riego”, dijo el alcalde.


Además, agregó que con el canal de riego Pedro Moncayo puede declararse en los próximos años como territorio libre de desempleo porque puede generar unos 50 mil empleos.


“Esta tierra es bendecida, el problemita es que no tenemos agua, pero ahora que viene el agua, más de 10 mil hectáreas tendrán su producción”.


Gualsaquí también aseguró que Pedro Moncayo es uno de los cantones más pobres de Pichincha porque la cobertura de agua potable y alcantarillado es muy baja.

José Herrera, habitante que ha vivido en Ilumán toda su vida, y así como otros de los sectores que serán beneficiados, espera que el proyecto se haga realidad.


“Ahora han retomado los trabajos otros ingenieros, todos estamos esperando que este proyecto ya entre en funcionamiento. Tenemos buenos rumores, escuchamos que sí vamos a tener esa agua, tanto tiempo que hemos esperado...”, contó Herrera.

Jaime Cáceres, expresidente del Pesillo-Imbabura y uno de los personajes que inició en esta lucha para concretar el proyecto conjuntamente con Gustavo Pareja, hoy alcalde de Otavalo, explicó que se cumplirán 18 años desde que empezó con esta magna obra.


Comentó que en el tiempo de la administración del expresidente Lucio Gutiérrez se hizo el estudio topográfico “y con él se puso la primera piedra, pero a veces realizábamos paros para conseguir financiamientos”.


El pago era diferente hace 18 años. “Los israelitas querían 1.000 hectáreas de eucaliptos, los rusos pedían 5.000 hectáreas de remolacha, ese era el pago para el proyecto”, informó Jaime Cáceres.


Y así fue como se volvieron a hacer más estudios hasta empezar otra vez con los trabajos.


Cáceres se retiró después de 10 años por pedido de su familia. Aseguró que el costo del servicio de agua potable con esta obra será de USD 3,50 la base. Actualmente en Ilumán pagan alrededor de USD 1,05, “eso va a salir muy costoso”, dijo.

El 20 de abril de 2016 en Ibarra, los cinco burgomaestres firmaron un acuerdo para la creación de la Mancomunidad del Sistema Regional de Agua Potable Pesillo-Imbabura.


“Los cinco alcaldes logramos constituir este frente de trabajo, deponer banderas políticas y edificar de una vez por todas esta obra”, expresó Álvaro Castillo, alcalde de Ibarra y presidente del organismo regional.


Antes de que se consolide la unión de los cinco municipios vecinos que comparten el mismo problema, según un comunicado del Municipio de Ibarra, los alcaldes determinaron que el proyecto era una prioridad y realizaron acercamientos con las autoridades del Banco Ecuatoriano de Desarrollo, BEDE, para obtener el financiamiento.


Castillo afirmó que ningún Gobierno Autónomo Descentralizado de forma particular podría construir un sistema de agua potable de tal magnitud.

El BEDE, el 29 de noviembre de 2014 se comprometió a otorgar el crédito de 47’695.000 dólares para la construcción de la obra, pero el contrato de financiamiento fue suscrito el 6 de julio de 2015 entre las autoridades cantonales y el BEDE.


El comunicado informa que en ese documento se especificó que el 65% del monto asignado tiene el carácter de no reembolsable, mientras que los restantes tendrán que pagar los municipios de acuerdo a la cantidad de litros por segundo, que recibirán cada cantón.