Brilla Sol: La comunidad y un terrateniente se disputan la propiedad

Ratio:  / 2
MaloBueno 

brilla sol

A los moradores de la Comuna Brilla Sol de la parroquia García Moreno de Cotacachi, les preocupa la posesión y escrituración de 974,8600 hectáreas de tierras cubiertas de bosques, que afectan a la comunidad y a áreas protegidas como la Reserva Cotacachi-Cayapas y el bosque de Cedros.


Para llegar a la Comuna Brilla Sol, que en 2012 recibió del Magap su Acuerdo Ministerial, hay que recorrer 17 km por un angosto y destruido camino, que se asemeja a una vía de herradura. Piedras, lodo y grandes huecos se abren paso y luego de una hora y media de recorrido en vehículo desde Magdalena se llega a la comuna que alberga a 100 familias que están preocupadas por la forma cómo un ciudadano que no es de la comunidad y nunca ha participado en la colonización y en las mingas de la comunidad tenga una adjudicación de 974,8600 hectáreas del territorio que les pertenece.
A lo largo de la vía están cultivos de plátano, árboles cargados de amarillas naranjas, papayas, cultivos de yucas, flores silvestres entre las que sobresalen hermosas orquídeas, grandes árboles de caña guadua y otras especies que son talados por gente que se dedica a la explotación de la madera.
Ángel Almeida es el síndico de la Comuna Brilla Sol, también es vocal del Gobierno Parroquial de García Moreno. Èl rememora años atrás y cuenta que el proceso de colonización de este lugar empezó en 1980. En 1994 se fundó la escuela Manuel Alfonso Echeverría. En 1991 fue reconocida como organización de hecho que estaba liderada por una directiva y la comunidad.
En 2003, el Ministerio de Inclusión Económica y Social les reconoció como Comité Jurídico y en 2012 el Ministerio de Acua Cultura y Pesca Magap, entregó el Acuerdo Ministerial que lo conviertió en la Comuna Brilla Sol legalmente constituida.
Las 100 familias que habitan en este lugar están dispersas en los montes. Se pueden observar casas de madera en medio de los frondosos árboles. En el centro poblado está una plazuela, la escuela, la iglesia y un par de casas, en una de ellas está la única tienda donde los comuneros se aprovisionan de productos de primera necesidad y también sirve como centro de acopio donde los campesinos entregan su producción para que sea vendida a los compradores que suelen llegar en busca de los quesos y frutas que se cultivan en la zona.

 

ESCRITURACIÓN
En 2010, cada uno de los colonos inició el proceso de escrituración, pero fue imposible lograrlo ya que debían reunir una cantidad de requisitos que no lo podían cumplir por el tiempo y había que llevarlos a cabo en Cotacachi o Ibarra.
Gracias a gestiones del Gobierno Parroquial y del vocal Ángel Almeida, lograron ser parte del programa de legalización masiva de tierras del Magap.
En los levantamientos topográficos que los técnicos realizaron previa la adjudicación de la escritura, llegaron a detectar que en estos terrenos comunitarios existe una superposición de 974,8600 hectáreas a favor de Roberto Luis Plaza Ilingworth.
Esto lo consideran ilegal ya que el adjudicatario nunca estuvo en el proceso de colonización, no es parte de la comunidad, nunca estuvo en posesión de la tierra que es uno de los requisitos para acceder a este documento público, dijo. Los comuneros además aducen que dentro de este predio que está legalizado en el Registro de la Propiedad de Cotacachi, estarían 200 hectáreas que corresponden a áreas protegidas como son: la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas y el bosque de Los Cedros. También sería partícipe del programa de Gobierno Socio Bosque.

VERIFICAR TERRITORIO
Javier Sánchez, Brayan Almeida, Jonathan Andrade, Tobías Enríquez y dos técnicos del Ministerio del Ambiente, el pasado miércoles ingresaron a la reserva del bosque nublado. Esta expedición fue de tres días.
Uno de los técnicos del Ministerio del Ambiente que no quiso identificarse explicó que el trabajo que se realizó fue el levantamiento de información en el sitio, tomar las coordenadas para luego cotejar con mapas y otros datos. Se trata de verificar sí la denuncia de la comunidad es real. El informe del trabajo de campo estará listo en una semana. La denuncia sobre el perjuicio a la comunidad lo hicieron al Ministerio del Ambiente el 6 de octubre de 2010 y la última fue el 26 de julio de 2016.

SILENCIO OFICIAL

El coordinador zonal del Ministerio del Ambiente Julio César Morán, dijo que no podía pronunciarse sobre el tema Brilla Sol  pese a que se solicitó la entrevista con ocho días de anticipación y el tema que se iba a tratar.

Reclamo y juicio

Planteamiento
En el Consejo de la Judicatura de Cotacachi, Reina Oleas y Luis Plaza Ilingworth, en mayo de 2016, plantearon un juicio de Amparo Posesionario.

Comuna enjuiciada
El juicio está planteado a los dirigentes de la Comuna, Ángel Almeida, Julio Cabezas y a David Sánchez.


Reserva protegida
El valle alto de Brilla Sol es parte del bosque comunitario. No está habitado para conservar el bosque nublado.


Colonización
El el proceso de colonización de este lugar empezó en 1980. En 1994 se fundó la escuela Manuel Alfonso Echeverría.


Acuerdo Ministerial
En 2012 el Ministerio de Agricultura Acuacultura y Pesca Magap, entregó el Acuerdo Ministerial que lo convirtió en Comuna Brilla Sol

Raquelita, con otros colonos, fundó Brilla Sol

Raquel Aguilar, es una mujer de estatura baja, delgada y de tez blanca, tiene 64 años. Ella nació en la provincia de El Oro, desde donde junto a su esposo Jorge Nogales llegó a Selva Alegre en Otavalo, donde vivieron muchos años. Algunos inconvenientes que tuvo que afrontar le obligaron a dejar estos lares y aventurarse a colonizar nuevas tierras. Hace más de 15 años con su hijo número 12 en brazos caminó varios días en medio de bosques y pantanos hasta llegar a un lugar donde apareció el sol. De ahí el nombre de Brilla Sol. Recuerda que el lodo le daba hasta la cintura. Desmontar esta tierra fue una tarea dura que junto a su esposo la realizó. Este lugar fue ocupado por un grupo de colonos quienes recorrieron 17 km.
Brilla Sol es una comunidad donde se respira paz y tranquilidad, pero tiene necesidad de servicios básicos como agua potable, alcantarillado y mejoramiento de la única vía que conduce a la comuna. La finca de Raquel Aguilar está a media hora de caminata del centro poblado. Allí junto a dos hijos y su esposo se dedica a la agricultura, crianza de ganado de leche y carne. También elabora queso fresco que lo entrega en la tienda de la comuna hasta donde llegan compradores en busca de productos que se cultivan en la zona.