Protesta por falta de docentes en comunidad La Magdalena, en la zona de Íntag

Ratio:  / 1
MaloBueno 

cotacachiNidia Espinoza vive al frente de la escuela Santa Isabel, ubicada en la comunidad San José de La Magdalena perteneciente a la parroquia García Moreno, en la zona de Íntag.

Ella tiene claro que la educación es gratuita o al menos eso es lo que ha escuchado de las autoridades, así como la advertencia sobre el cuidado que deben tener en caso de que los maestros pidan un centavo a los padres de familia.
Sin embargo, la gratuidad de la educación en esta comunidad es un tema pendiente, porque Nidia y otros padres de familia  han invertido, entre todos, hasta tres mil dólares anuales para el pago de docentes o para construir un aula.
“La realidad es diferente y eso a veces nos dificulta porque si nos quedamos cruzados de brazos nuestros hijos tendrán que estudiar debajo de un árbol…”. Nidia comenta que ya se cansaron de las promesas, de las palabras y en esto coincide la presidenta del Comité Central de Padres de Familia del plantel, Marina Méndez.
“Las autoridades piensan que porque estamos en el campo o porque no tenemos un título se  nos puede mentir y engañar y de eso ya estamos cansados, queremos obras, que nuestros hijos también tengan derecho a la educación. El Gobierno dice que la educación ya es de todos, pero en el lugar en el que nosotros estamos aún  no lo es. Nuestros hijos están a la buena de Dios. Ya llegó el momento que seamos atendidos”, recalca Nidia.
Y este cansancio ayer llegó al tope. Cerca de 100 padres de familia protestaron pacíficamente al ingreso del plantel.
Las clases se suspendieron debido al reclamo de los representantes y así seguirán hasta que lleguen todos los docentes para la educación de sus hijos.  
El problema se agudizó desde que se realizó la unificación de planteles de las comunidades aledañas a La Magdalena. Niños y niñas se educan en medio de la estrechez, ante la falta de infraestructura.
Los planteles de las comunidades El Corazón, Río Verde y Paraíso se cerraron y sus estudiantes pasaron a la escuela Santa Isabel.
Faltan docentes para Inicial, primero, segundo y tercero de básica, de este último año, la maestra también es la directora del plantel, lo que le impide estar todo el tiempo con los estudiantes.
“Del Distrito, el año pasado nos vinieron a botar el material de las comunidades en las que cerraron las escuelas, fue como que pensaron: aquí les dejamos y con eso construyan”, comenta Carmen Rodríguez.
La madre de familia recuerda el ofrecimiento sobre la construcción de la escuela eje en Santa Isabel, pero que todo quedó en palabras...
El presidente de la comunidad La Magdalena, Marco Quilca, junto con otros padres molestos, colocó un candado en la puerta de la escuela.
Las docentes que se encontraban en la escuela prefirieron no rendir declaraciones a la prensa.
En la comunidad ubicada en la zona de Íntag la escuela funciona con el régimen Costa. Iniciaron clases el 6 de mayo, pero con graves inconvenientes. Las pocas aulas de la escuela no están en buenas condiciones, unas se encuentran con ventanas sin vidrios, en una de ellas colocaron un plástico. En otra construida a base de mingas de los padres de familia no hay puertas ni ventanas.
“No tenemos transporte, no tenemos maestros ni infraestructura”, lamenta Priscila Simbaña. Así iniciaron el año escolar 288 niños y niñas en La Magdalena.

NECESIDADES Y RESPUESTA

La falta de transporte es otro problema que enfrentan los estudiantes para llegar hasta La Magdalena.

En ciertos casos, los padres de familia deben cancelar hasta $ 25 mensuales desde su comunidad hasta la escuela.

El director del Distrito de Educación de Cotacachi, Rumiñahui Anrango, llegó a la comunidad y escuchó los pedidos.

En el lugar se firmó un acta de compromiso para la contratación de los docentes que faltan en el plantel.

Se aceptó que existe un bajo presupuesto para la construcción de aulas, pero que se gestionarán los recursos.

FRASE

"Las aulas de las comunidades están botadas. Una vez que el Estado decidió la unificación de escuelas no se vio la infraestructura adecuada. Hay hacinamiento": Priscila Simbaña.