Tamya Sisa Moran, canta a los indígenas

00:34 2174 hits

Tamya Sisa Moran, canta a los indígenas

Ratio:  / 3
MaloBueno 

P26A través de una historia donde su padre encuentra el despertar de su conciencia y la cruda realidad de sus hermanos indígenas en los Andes, decide poner a su tercer hija el nombre de Tamya Sisa Moran Cabascango.  


Flor de lluvia traducción al español. Tamya comienza su infancia a las faldas del tayta  Imbabura y la mama Cotacachi, en una familia de origen humilde y con muchas ganas de salir adelante. Su padre Manuel Morán, profesor de primaria como profesión fue su primer modelo de una reconstrucción en la educación, al ver como su padre enseñaba a sus alumnos, desde muy pequeña ella ya jugaba a la escuelita siendo ella la simulación de la maestra.
Como era una niña inteligente, a los 3 años comenzó la educación inicial como oyente  en el Jardín de Infantes Hortensia Yépez Tobar en El Ejido de Cotacachi, dos años más tarde comienza el nivel de primaria en la escuela de niñas Manuela Cañizares hasta los 11 años. En esta etapa Tamya comienza a inmiscuirse en la realidad de los pueblos indígenas del cantón Cotacachi y sus necesidades. Convirtiéndose a los 11 años en la representante de los niños indígenas del cantón,  tras.

Una inesperada enfermedad de su padre que lo llevó a un estado de “coma” y sin dinero siendo él, el único sostén del hogar, Tamya decide estudiar música en el Instituto “Luis Ulpiano de la Torre”.
Preguntó a uno de sus profesores de la escuela que venía de aquel colegio ¿ estudiar música es “caro”? y él le respondió, no solo tienes que estudiar, y por esa respuesta decidió tomar a la música como su carrera.
Durante su carrera de secundaria Tamya ansiaba ser una concertista de flauta traversa, pero lastimosamente en las condiciones económicas que se encontraba no pudo comprarse una flauta para poder tomar la materia, así que tomo varios instrumentos sin encontrar suplir este instrumento musical.
En medio de las circunstancias que pasaba en su familia y en su colegio, su única compañera era una guitarra  vieja de palo que le fue obsequiada por su madre,  con la cual se introducía en el mágico mundo del canto y la escritura.

 

TECNÓLOGA
Logra obtener su título  de Tecnóloga en docencia Musical y trabajar de profesora de piano, de canto y guitarra en tres instituciones de Imbabura. Sin darse cuenta su voz se convertiría en el instrumento más poderoso capaz de llevarla hacia lugares que no había conocido y conectarse con  las demás personas por medio de su canto. En el año 2011 recibe un premio al primer lugar  en el concurso denominado “canción de autor” con el tema “Dile no a los prejuicios” organizada por la ONU  (Organización de las Naciones Unidas), concurso que se llevó a cabo a nivel nacional en la ciudad de Quito.
Este reconocimiento fue la fuerza que necesitaba para seguir con su sueño.