Protesta contra la gestión municipal

18:09 853 hits

Protesta contra la gestión municipal

Ratio:  / 2
MaloBueno 

COTACACHI. La rendición de cuentas del alcalde de Cotacachi, Jomar Cevallos, no terminó. Cerca de 1 000 personas protestaron el domingo 28 de febrero de 2016 contra el aumento del impuesto predial y de lo que ellos llamaron la peatonización de la calle 10 de Agosto.


El proceso de mostrar a la ciudadanía lo hecho en el 2015 comenzó en el Museo de las Culturas del cantón, en la calle García Moreno, entre Simón Bolívar y Antonio José de Sucre.
Desde las 08:20 comerciantes, familiares y amigos de los vendedores de la calle 10 de Agosto, junto a líderes de las comunidades indígenas de Cotacachi comenzaron a llegar al lugar en busca de soluciones a sus problemas.

10 DE AGOSTO
El Alcalde anunció que desde el primero de marzo los vehículos no podrán estacionarse en la calle 10 de Agosto, desde el inicio de la Vicente Rocafuerte hasta la Antonio José Sucre.
Esto causó malestar en los vendedores quienes la noche del martes 23 de febrero se reunieron frente a la Municipalidad para protestar contra esta medida. Los manifestantes aseguran que lo que la verdadera intención de las autoridades locales es peatonizar la calle.
Los comerciantes aseguran que la medida representaría grandes pérdidas en sus negocios. En su discurso de rendición de cuentas Jomar Cevallos dijo que este proceso se realiza para facilitar el tránsito a los turistas y que los comerciantes mejoren sus ventas. Aclaró que en las vías alternas a la calle los carros sí se pueden estacionar.
Esto tiene afanes políticos, asegura el Alcalde y acusó al Comisario Nacional de Cotacachi de incentivar estas movilizaciones “con mentiras”. Manifestó que el funcionario se ha acercado a pedirle trabajo por tres ocasiones.
Cevallos precisó que la medida se realizará para mejorar el espacio del comercio, que los turistas puedan pasar por esta zona sin problemas. Informó que se realizó un estudio en el que se encontró que algunos automóviles pasan hasta más de ocho horas en el lugar.

UNORCAC
Los manifestantes se ubicaron a lo largo de la cuadra del museo y los que estaban al ingreso del lugar intentaron entrar a la fuerza, la Policía Nacional impidió que siguieran. Uno de los gendarmes que estaba en las gradas de ingreso fue jaloneado por la gente y en ese espacio algunos niños y mujeres que acompañaban a los manifestantes salieron del lugar porque parecía que se iba complicar la situación.
Una persona colocó un parlante en una de las ventanas para que la gente de los exteriores pueda escuchar y quienes estaban junto a este espacio empujaban el aparato de sonido.
Los integrantes de la Unión de Organizaciones Campesinas Indígenas de Cotacachi, Unorcac, reclamaron por el aumento del impuesto predial rural.
Según los manifestantes ellos pagaban como impuesto rural en la Municipalidad un valor justo y este subió de forma considerable. Quienes pagaban de tres a cuatro dólares indicaron que ahora pagan 40 dólares y la cifra de quienes cancelaban entre 30 y 50 dólares aumentó de 120 a 150 dólares.
Los gritos no pararon mientras se realizaba la rendición de cuentas, “mentiroso”, “fuera Jomar, fuera”, “el pueblo unido jamás será vencido”, “sal cobarde”, eran algunas de las frases que decían los manifestantes en coro.
En los carteles que sostenían se leía “no al autoritarismo”, “no a la prepotencia”, “Alcalde que no trabaja renuncia o le revocamos”, “no a la peatonización” y más leyendas que se mantuvieron durante todo el plantón.
La sesión que presidía el Alcalde para dar a conocer lo realizado en 2015 se detuvo y Jomar Cevallos salió al balcón para dirigirse a los presentes. En ese momento los gritos se intensificaron y después de calmar a la multitud les dijo que busquen la forma de dialogar.
Los dirigentes de la Unorcac, que estaban en la reunión, se dirigieron a sus compañeros y manifestaron que mañana se desarrollará un encuentro con las autoridades municipales y que se firmaría un documento, con el Alcalde, para suspender los cobros de los impuestos hasta ver cuáles son las dificultades. La rendición de cuentas no culminó.