Cualchi pinta al pueblo natabuela

00:49 1687 hits

Cualchi pinta al pueblo natabuela

Ratio:  / 2
MaloBueno 

cualchiLas raíces indígenas que tiene el artista plástico Segundo Vicente Cualchi Ibadango, le llevan a plasmar las tradiciones y costumbres que tiene el pueblo natabuela.   


Las cosechas, sobre todo del maíz que tiene una connotación especial, los bailes de San Juan y las fiestas religiosas, están plasmadas en óleos que cuelgan de las paredes de su casa y las plumillas que las guarda celosamente. La pintura es el reflejo de los sueños y vivencias en su pueblo natabuela, que tiene una particularidad desde su colorida vestimenta, sus fiestas y la administración política que está a cargo de la máxima autoridad el Gobernador y los Alcaldes.
Segundo Vicente Cualchi Ibadango, hijo de Joaquín Cualchi y Carmen Ibadango, una pareja de indígenas natabuelas, nació en Catabamba el 18 de agosto de 1957.
El amor a la pintura es herencia de su padre, a quien miró como copiaba dibujos de revistas y periódicos y los llenaba de colores. Luego de concluir la instrucción primaria y luchar por el derecho a continuar estudiando logró ingresar al Instituto de Artes Daniel Reyes de San Antonio, donde aprendió la esencia del arte, logrando dominar varias técnicas, entre las que están la acuarela, plumilla y el óleo.
Siempre se interesó por el paisaje, por los cambios que brinda la naturaleza, la serenidad y sumisión del hombre andino.
Algunos de sus cuadros se asemejan con el arte de la pintura popular, porque transmite el mensaje del folclor, costumbres de razas, y las vivencias de los pueblos en especial de los natabuelas. El arte es un hilo de la cultura y hay que apoyar el avance y desarrollo de nuestra sociedad.
 
SUS OBRAS
Una de sus obras, titulada Guagua Muerto, muestra el ritual funerario que incluye la elaboración de una mortaja con pétalos de rosas. Resalta un ataúd vacío, mientras el cuerpo del niño fallecido es cargado a hombros sobre una silla decorada con banderas multicolores. Detrás hay familiares y vecinos que bailan junto a una banda de músicos. “El ritual era un alboroto”, comenta Cualchi.
La plumilla es su técnica preferida, desde que estudió en el Instituto Daniel Reyes de San Antonio, en Ibarra. Le permitió ganar varios galardones. Uno de ellos fue el primer lugar en el X Concurso Nacional de Pintura, Acuarela, Témpera y Grabado, organizado por el Municipio de Quito, en 1984. Por esos años, Cualchi laboraba como dibujante de la Secretaría Nacional de Información Pública. Ahí conoció a varios presidentes del Ecuador. No sabe exactamente cuántos cuadros ha pintado.
Cualchi, es un artista que una vez que ha alcanzado su madurez plasma sus sueños y las vivencias de su pueblo que se resiste a desaparecer.