Galo ‘ReEmigra’ a Los Óvalos, su tierra

01:49 949 hits

Galo ‘ReEmigra’ a Los Óvalos, su tierra

Ratio:  / 0
MaloBueno 

galoNace el 1 de octubre de 1970, en Los Óvalos, una comunidad de la parroquia Natabuela, de Antonio Ante,  de ahí empieza el amor por su tierra a la que dejó para dar a conocer sus creaciones en el mundo, pero “ReEmigra” en busca de sus raíces.


Su amigo de infancia, Patricio Jácome, describe a Galo Endara como un ser que se desenvuelve cómodamente en los pasillos que abren las puertas de un lugar a otro, de un espacio y tiempo dimensional como una golondrina que vuelve de un largo viaje con mil historias que contar.    
Su obra es una muestra viva que emigra desde Quito, Cuenca, Guayaquil, a Rusia, San Petersburgo, Madrid, Francia, y ahora reemigra a su tierra, para evocar lo vivido, regresa aquel nido que un día lo vio volar.

 

MUESTRA
“ReEmigrar” es la muestra que está expuesta en el Complejo Cultural Fábrica Imbabura, de Andrade Marín, como un homenaje a su tierra y a su gente, donde pueden apreciar sus creaciones con su estilo expresionista iconográfico.
Esta es una exposición más que suma en su larga trayectoria por el mundo. En los 20 años que lleva en el mundo del arte tiene en su haber 9 exposiciones individuales en el país y 17 internacionales.
Los países que han tenido la oportunidad de deleitarse con el arte y colores de Galo Endara son: Ecuador, Rusia, Alemania, Bélgica, Portugal, Francia y España, país donde reside en los últimos años de los 12 que lleva por Europa.
En los años 2007, 2008 y 2009, en Madrid, Valencia, Murcia y Barcelona, ganó los premios Intereconomía España.
De 2012 a 2014, su trabajo se vio afectado por la separación con su pareja, la rusa Ekaterina Kabanskaya y  emprendió 875 km de camino desde Valladolid hasta Finisterre (El Camino francés de Santiago de Compostela).
Carlos Moreta, escritor, escultor y pintor, sostiene que Galo Endara, es un pintor de raza. Es el pintor que tiene el gusto por mostrar en sus creaciones el expresionismo estilo por el cual siente pasión.
“ReEmigrar” fue la oportunidad para el reencuentro con los amigos, vecinos y familiares. También para volver a degustar de aquellos sabores que se niegan a desaparecer como son las sabrosas tortillas de maíz cocidas en tiesto de barro calentado con leña que se quema en un fogón. La combinación perfecta es servirse con agua de cedrón o limoncillo endulzado con panela.