Rescatar la vestimenta del pueblo natabuela

00:00 609 hits

Rescatar la vestimenta del pueblo natabuela

Ratio:  / 1
MaloBueno 

interculturalEl pueblo natabuela tiene particularidades que le hacen único. La vestimenta colorida y la organización política administrativa marcan la diferencia del resto de parcialidades kichwas de Imbabura.    


Mesías Flores y Ruperto Colimba, indígenas natabuela, están empeñados en rescatar el vestuario que es muy llamativa por la gama de  colores en  sus prendas.
Estamos tratando de sacar adelante  nuestra cultura  y la ropa que utilizaban los mayores forma parte de nuestra identidad, expresa Mesías Flores, quien expondrá sobre los atuendos utilizados por el pueblo natabuela en el Pachka 2016, festival de vestimenta indígena que se llevará a cabo el 22 y 23 de enero de 2016 en Cuenca.
Como casi ya no se usaban las prendas se dejó de  confeccionar. Con el proceso de rescate de la vestimenta que estamos impulsando se ha retomado la confección; hoy incluso se puede encontrar ropa para los niños, sostiene Flores.

 

VESTIMENTA
El varón utiliza pantalones blanquísimos casi hasta los tobillos, con camisa de anchas mangas que llegan a los codos, con su poncho de vivos colores y su sombrero de gigantesca y arremangada falda con una cinta de color vivo, generalmente rosa intenso.
La mujer utiliza un anaco negro de lana que pende de su cintura, todo su cuerpo robusto hecho para la noble función de la maternidad está cubierto por una  blanca camisa, bordada en su corpiño con flores de colores y matices diversas que lo diferencian de otras culturas de la misma provincia de Imbabura.  Áureas cuentas adornan su cuello y brazaletes de coral sus muñecas. Cubre su espalda con un mantón blanco de fuerte lienzo, y en su cabeza exhibe un sombrero semejante al del varón, pero de diferente forma.
EL PONCHO
 El poncho que utiliza el hombre indígena natabuela se caracteriza por su color brillante. Antiguamente, se los hacía de lana de borrego. En la actualidad son elaborados con materia sintética. Son tres los colores representativos de los ponchos, el que se utiliza con mayor frecuencia es el rosa fuerte o fucsia, también denominado en lengua kichwa wamintsi. El poncho más que en su tipología en su cromática, la intensidad del rosa transporta la significación de alegría: Nuestra cultura se ha caracterizado por ser una cultura muy festiva. Con el paso de la conquista de los incas y los españoles ha sabido mantener su identidad festiva, sus colores alegres. Como una alegría permanente. A muchas de las prendas del vestuario de los indígenas se les atribuyen los nombres no solo del material con el que están elaboradas sino en base a su vínculo con la naturaleza, esto es lo que sucede con el poncho rosa.
La palabra wamintsi se traduce a fucsia, rosado; tanto la palabra en kichwa como en español –fucsia-se toman de la coloración encontrada en la flor de la planta homónima, este es un arbusto de origen sud americano, su flor es colgante por lo que se la conoce también como arete de la luna, pendiente de la virgen o zarcillo sacha que podría interpretarse como zarcillo salvaje o zarcillo del bosque; en Natabuela se usaban las flores de la planta en una infusión con propiedades medicinales para el corazón y los nervios.
El poncho azul o turquesa –nombre de un mineral cuyo color es azul verdoso-a esta prenda se la conoce además como poncho aurora en referencia a la luz que anticipa la salida del sol, la significación es la misma que la del poncho rosa, aludiendo además al agua y al cielo. Por lo general, las coloraciones no se encuentran en prendas independientes sino en un poncho de dos caras. El tercer poncho es el rojo o colorado, esta es una prenda de distinción social, exclusiva de las autoridades del pueblo, lo lleva con frecuencia el gobernador y el alcalde.
Los ponchos llevan bordadas o tejidas franjas de colores que representa el arcoiris.
Esta prenda la utilizan en ocasiones especiales.