Aprenden a valorar la amistad

00:42 283 hits

Aprenden a valorar la amistad

Ratio:  / 0
MaloBueno 

amistadMaité y Evelyn Morales, aprendieron a elaborar manillas, a bailar y se divirtieron con los nuevos amigos que hicieron en el Oratorio Vacacional Diocesano que se realiza en Andrade Marín.    

TALLER. Ellas viven en la comunidad de Pucara, están de vacaciones pero la rutina de levantarse temprano no cambió. Deben estar a las 09:00 en el Oratorio Vacacional de la Diócesis de Ibarra, que inició hace dos semanas en la Asociación de la Tercera Edad, ubicada en la cabecera parroquial de Andrade Marín.  Pucará es un sector que está a las faldas del cerro Imbabura. A cinco minutos si viajan en bus y a 45 minutos caminando.
Ellas lo hacen en bus. Muy presurosas llegan al centro y se integran al grupo. La primera actividad está a cargo del párroco Tarquino Arroyo, quien junto a los chicos, con tres oraciones agradece por el nuevo día. El seminarista Gustavo Chuquín junto a los catequistas los organiza y empieza la diversión. Todos forman un círculo e inician a jugar al pato, pato, ganso. Consiste en que un niño tras nombrar al pato debe señalar al ganso quien debe salir del círculo y correr; uno de los dos debe ganar el espacio que quedó libre. Con esta actividad los niños y niñas se divirtieron y cada uno apoyaba a su grupo. Luego participaron en el taller de danza, algunos pequeños un tanto renuentes participaron en el baile. Finalmente se sirvieron el refrigerio. Maité de 6 años  y Evelyn Morales de 4 años, luego de disfrutar de estas actividades regresaron a su casa en Pucará.
Pablo Solano Latacumba, de 8 años, quien vive en el barrio Santa Isabel, feliz participó en las dos semanas del Oratorio Vacacional. Aprendió a tejer manillas, conoció más amigos, con los que seguirá su amistad ya que estudian en la Unidad Educativa Antonio Ante a la que él asiste. Se lamentó haber faltado dos días al curso, esos días hicieron otros modelos de manillas. Dijo que esta actividad le gustó.
 
ORATORIO. Los 40 niños, niñas y adolescentes que asistieron al Oratorio Vacacional hoy concluirán esta actividad recreativa con una caminata hacia La Cruz, que está  ubicada al pie del cerro Imbabura.  Gustavo Chuquín, quien fue el encargado del Oratorio Vacacional, mencionó que la finalidad de esta actividad lúdica recreativa es que los chicos conozcan la vida de Jesús. Dijo que el método más adecuado para dar a conocer a Dios son los juegos, las reflexiones, la solidaridad. Acciones que se las efectuó en este tiempo; Los pequeños se sintieron contentos al igual que sus padres, destacó el seminarista.