22-08-2018 | 00:33

Una familia de venezolanos camina desde diciembre

Cinco menores, una madre con discapacidad embarazada y el padre de familia, todos venezolanos, llevan 8 meses caminado. Salieron de Caracas.

Ibarra. Ocho meses lleva caminando una familia venezolana que busca llegar a Chile. La desesperación les llevó a Adelmo Peña, su esposa y cinco hijos menores de edad a iniciar esta aventura en busca de mejores días.

El pasado fin de semana, Peña y su familia llegaron hasta el Juncal, donde Carmen Carcelén los recibió y atendió con el cariño que caracteriza al pueblo afro de esta localidad.

Aventura. La familia salió de Caracas, Venezuela, el 5 de diciembre de 2017. Adelmo cuenta que salieron de su país sin pertenencia alguna. Su finca y animales que criaba fueron robados por delincuentes. Según este padre de familia durante estos ocho meses han tenido que pasar muchas pruebas que los ha unido más.

El secuestro de uno de sus hijos, cuando pasaban por Cali-Colombia, fue una de las más duras situaciones que tuvieron que enfrentar. “Duramos dos meses con el niño secuestrado hasta que pudimos recuperarlo”, dijo Peña.

Trayecto. La delicada piel del rostro de los menores muestra la huella de las largas horas de caminata que han debido realizar hasta llegar a Ecuador.

Hace un mes y 15 días llegaron a la frontera colombo-ecuatoriana pero tuvieron que permanecer alrededor de 25 días legalizando su ingreso y poder adentrarse en Ecuador. Esta familia fue una de las últimas en ingresar con Carta Andina antes de que entre en vigencia la exigencia de pasaporte para los venezolanos que lleguen a Ecuador.

Adelmo Peña relata que para poder realizar este viaje ha tenido que vender golosinas en los buses, en ocasiones ha mendigado en las calles y un sinnúmero de veces han pasado las noches a la intemperie.

Su situación. Para Jenny Jaime Sánchez, esposa de Adelmo, la aventura es más difícil. Ella, antes de salir de Venezuela, enfermó de meningitis y fue víctima de una trombosis que afectó su movilidad. Actualmente tiene un embarazo de 2 meses pero eso no la detiene.

El anhelo de llegar a territorio chileno es más fuerte que las inclemencias del tiempo y las enfermedades que han tenido que superar. El sábado 18 de agosto llegaron al Juncal en donde recibieron el cariño de sus compatriotas que han hecho de este lugar un punto de descanso antes de seguir con su ruta que les lleva más al sur.

Familia. El mayor de los hijos, Jhon, va a cumplir 13 años; José Bolívar tiene 11 años de edad; Dulce María de 10 años; José Salvador actualmente tiene 9 años, y Medalys, la menor de toda la familia, tiene 8 años de edad.

A pesar de la dura situación que están enfrentando a su corta edad, los cinco hermanos se dieron tiempo para pintar sus sueños en la casa de Carmen Carcelén, a quien muchos venezolanos le agradecen por permitirles descansar en este duro trayecto. “Cuando llegamos a Ecuador no teníamos ni un dólar. Aquí, en la casa de Carmen, nos han tendido la mano. La mayor parte de los venezolanos que ingresamos a este país tenemos que agradecer la ayuda voluntaria que nos ha dado la señora porque ella no nos ha cobrado nada. La comunidad nos ha ayudado, nos han dado trabajo, ropa y comida”, dijo Francisco Velasco, migrante que lleva más de un mes viviendo en el Juncal donde arrienda una pequeña vivienda.