16-09-2018 | 00:17

Su talento para elaborar sombreros es innato

Dependiendo de la complejidad del trabajo puede variar el precio de cada prenda. En el negocio de este artesano se encuentran sombreros desde 5 dólares.

Ibarra. Solo cumplió con sus estudios primarios, pero el talento que posee para elaborar sombreros es innato. Se trata de Wilson Pineda, artesano otavaleño, quien lleva toda una vida dedicado a la fabricación de esta prenda de vestir.

Historia. El romance de Wilson con la elaboración de sombreros nació hace 45 años. Explicó que vivía en San Juan de Ilumán (parroquia de Otavalo), en la casa de don Eduardo Esparza, su padrino. Fue en ese lugar donde se interesó por aprender este oficio.

Tenía 10 años de edad, pero el talento lo llevaba en la sangre, ya que nació en la “tierra de los sombreros”.

Y en la actualidad, ya son más de cuatro décadas que está vinculado con esta labor. Sin embargo, no recuerda con exactitud cuántos sombreros ha elaborado con sus hábiles manos.

Wilson habitó la mayoría de su vida en Otavalo.

Y, como muchos artesanos otavaleños, también tuvo la oportunidad de salir a ofrecer su producto fuera de las fronteras del Ecuador.

Lo hizo en países como Chile, Argentina, Colombia, Perú y Bolivia.

Su lugar de trabajo. En la actualidad, el artesano tiene un puesto en el mercado Amazonas, donde llegan ciudadanos de los diferentes sectores del cantón y la provincia, entre ellos La Esperanza, Zuleta, Yuracruz, Naranjito y Angochagua, con el objetivo de adquirir sombreros.

Y para cada rincón llevan un tipo diferente.

Por ejemplo, según explicó el artesano, a los habitantes de Zuleta les gusta lucir los sombreros de copa alta, sobre todo para la época de bailes de San Juan.