12-03-2018 | 15:49

Rodrigo Herrera recibió un galardón por su aporte a la danza contemporánea

    EDISON

    Ibarra.- La trayectoria del ibarreño Rodrigo Herrera ha llevado el nombre de Imbabura a lo más alto de las demostraciones de arte en el país. La danza contemporánea ha sido su gran pasión y hace ocho años inició con un sueño que hoy lo ve convertido en realidad en cada paso.

 

Recibir la medalla Pilanquí, la mayor distinción que entrega la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo Imbabura, presidida por Fernando Revelo, ha sido un premio a todo el esfuerzo y dedicación que ha puesto en cada jornada, en cada obra presentada y cada mente de un niño o joven, que ven ahora a la danza contemporánea como un estilo de vida.

Formación. Rodrigo es psicólogo educativo, pero en el año 2001 inició sus estudios artísticos en el Centro Cultural la “Casa que Baila”, para luego formarse en el Instituto Superior de Danza del Ecuador.

Su amor por la danza hizo que en 2010 la CCE Núcleo Imbabura le entregara en comodato un espacio en donde instaló el Camino Rojo Danza Teatro. El escenario, convertido en su segundo hogar, es conocido con el nombre de La Caja.

Trayectoria. Cada ensayo y presentación le permitió ir escalando poco a poco sitiales a nivel nacional. Sus coreografías se han paseado por Bolivia, Pasto, Perú, Venezuela, Corea del Sur y ha recibido reconocimientos de parte del Ministerio de Educación de Venezuela y del Ministerio de Cultura del Ecuador.

Herrera no solo es de bailarín, coreógrafo y director, sino también poeta. Editó con la CCE Núcleo Imbabura el poemario “Mi derecho a la réplica” y escribió la novela “Donde la nada espera”, además de un sinnúmero de aportes culturales que engrandecen a la provincia.

danza

Reconocimiento. Para el artista este premio no sólo es un galardón personal, sino un reconocimiento al esfuerzo de un colectivo que ha venido trabajando ocho años en Ibarra.

“Camino Rojo es el camino de buscar la sabiduría, de buscar la limpieza y una visión. Que yo sea el que la reciba la conmemoración es muy gratificante, es una meta cumplida de las muchas que vienen después, este reconocimiento lo asumí como una vocería, para que después de mí, vaya a Camino Rojo Danza Teatro”, mencionó con emoción.

Afirma que su grupo empezó con tres personas, Paola Cabrera, Carlos Cortés y el, quienes apostaron por la ‘Ciudad Blanca’ para posicionar el primer elenco de danza contemporánea del cantón.

Lugar. Rodrigo describe a La Caja como un espacio donde entrenan y una sala de investigación, difusión, promoción y formación en danza contemporánea y teatro. Ahora su grupo acoge a menores desde los cuatro años hasta adultos.

“Este es un trabajo de grupo, de un colectivo muy orgánico y sólido, que a pesar de haber pasado tantos años, seguimos juntos en este trajinar del arte escénico. Ibarra no tenía un grupo con estas características, con esta escena y este estilo. La CCE se expandió a otras visiones de la danza, porque aquí ya tenían algunos espacios y trabajaban con danza folklórica y éramos los primeros en plantear esto dentro del cantón”, recuerda Herrera.

50 alumnos aproximadamente forman parte de la escuela de formación permanente Camino Rojo.

Tenga en cuenta...

Trayectoria
Camino Rojo ha levantado en Ibarra seis obras de gran formato y cuentan con una escuela de formación sostenida.

Festival
Cada año se desarrolla el evento Zonas Liberadas, que este año ganó los fondos concursables del Ministerio de Cultura.

Presencia
Al reconocido evento ibarreño asisten año a año lo más selecto de la danza y teatro del país.