08-09-2018 | 00:00

Reclaman justicia por un terreno

El próximo martes se tiene previsto realizar la otra audiencia, a las 16:00, con las personas que están involucradas en el caso de la fundación Amor y Paz.

Ibarra. ‘Justicia, justicia para la fundación Amor y Paz’, con esta frase dicha a gritos por miembros de esta institución iniciaron ayer una protesta frente al edificio del Consejo de la Judicatura.

Martha Bedón, directora de la fundación, explicó que hay un contrato de arriendo con el ciudadano Ramón Portilla, quien sigue un juicio de prescripción a la fundación, es decir, quiere quedarse con el terreno.

“El señor tiene un contrato de arriendo notarizado de dos años”, dijo Bedón.

Indicó que el jueves acudieron a una audiencia que duró cerca de 4 horas con el juez Jorge Chiza, “lastimosamente están alargando mucho, nos dijeron que el martes se iba a realizar otra audiencia de sentencia”.

“Queremos sensibilizar a la gente y al juez para que nos ayude y sea justo en su dictamen”, señaló la directora. Este caso lleva cerca de un año, según las administradoras de la institución.

La fundación, ubicada en las calles Manuelita Sáenz y Los Galeanos, presta sus servicios a 22 personas con discapacidad y mayores de edad, aquí de lunes a viernes y de 09:00 a 13:00 realizan varias actividades lúdicas como manualidades, talleres de pintura y ejercicios.

Bedón aseguró que las personas que atienden son a quienes no reciben en ninguna parte.

La fundación tiene 20 años de existencia, antes funcionaba en el parque San Martín.

Mensajes. En algunos carteles que mostraron a la ciudadanía que transitaba por este sector, estaban escritas frases como “existe un contrato de arriendo, por qué se dio paso a un juicio de prescripción adquisitiva de dominio, justicia’; ‘un año y no tenemos justicia’ y ‘fundación Amor y Paz pide justicia’.

La institución está constituida por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y el Conadis. El terreno, que está en disputa, es propio de la fundación, según Bedón fue donado por parte de la municipalidad de Ibarra.

La directora agregó que la anterior administración de la fundación arrendó una parte del terreno a Ramón Portilla, pero cuando ella asumió la dirección, le hizo el contrato legal de ocupar 300 metros de terreno en el cual pagaba 150 dólares.

Según Bedón el ciudadano quiere que le den una parte del terreno por los años que él ha vivido, “ha estado como arrendatario, no como dueño”. Sin embargo, en la audiencia argumentó que es dueño del área, que tiene 3 360 metros cuadrados.

Pedido. Rosario Zuleta es la secretaria de esta institución, también fue parte de la protesta y también manifestó “que el señor Ramón Portilla se quiere adueñar de nuestro terreno”.

Al no llegar a un acuerdo en las audiencias, decidieron hacer esta protesta pacífica.

“El juez nos dijo que iba a volver a estudiar el caso, pero ya hubo una inspección en el predio”.

Zuleta y el personal de la institución esperan que le den el veredicto final, “que nos digan este terreno es de ustedes”. Diario EL NORTE buscó la versión de Ramón Portilla, pero se negó a dar declaraciones a la prensa.