28-07-2018 | 00:56
(I)

Planta de tratamiento también produce abono

Ocho operarios trabajan en la planta. A ellos se suman cuatro técnicos. Actualmente la obra recibe el 85% de las aguas servidas que se generan en Ibarra.

Ibarra. La Planta de Tra-tamiento de Aguas Residuales, PTAR, que busca reducir la contaminación en el río Tahuando, ya genera su propia energía eléctrica.

Actualmente se encuentra en la fase de pruebas y tiene el 85 % del ingreso de los caudales, así lo anunció Arturo Fuentes, gerente de la Empresa Pública Muni-cipal de Agua Potable y Alcantarillado, Emapa-I.

La planta comenzó a generar electricidad hace dos semanas.

Giovanni Rivadeneira, jefe de la planta, indicó que estos días han hecho pruebas hasta la máxima potencia, es decir, 250 kilovatios.

La planta genera de 2 a 3 miliwatts por hora, “que es bastante energía”, dijo Rivadeneira.

Producción. La energía es utilizada internamente y la planta puede llegar a ahorrar un 40 % de consumo externo.

A la PTAR llegan todos los residuos líquidos que circulan por los colectores de Ibarra y el canal Ajaví.

Ahora está ingresando un promedio de mil metros cúbicos por hora, que serían entre 300 litros por segundo.

“Todavía nos falta ingresar un poco más”, mencionó Rivadeneira.

El proceso final que genera la planta es lodo de abono que sirve para mejorar los suelos en la agricultura.

Se seca en los invernaderos con la ayuda de una máquina volteadora y se obtiene al final un producto que cumple la normativa europea y americana.

Según Rivadeneira el agua desde el puente de Los Molinos hacia abajo ha cambiado su calidad en un 60 %.

Proceso. “Lo que hace el río hacemos en la planta. La diferencia radica en la cantidad de carga orgánica que recibe el río en función del caudal”, comentó Rivadeneira.

El agua que recibe la planta llega con la basura que generan los ibarreños más la materia orgánica que todos eliminan incluido los desechos de lugares que hacen actividad artesanal o industrial. Además la planta hace una limpieza con el sedimento (basura) más grande para retenerla. Es decir, la primera parte es el pretratamiento.

El siguiente proceso es el tratamiento biológico, donde se elimina la materia orgánica y luego lo sólido que quedó en el agua.

Mientras que ese lodo que se genera es para el gas, el abono y así el agua sale cristalizada.

Se conoció que 154 kilogramos de basura llegan a la planta por día. Es decir, cerca de 7 metros cúbicos y eso es trasladado al relleno sanitario.

PRUEBAS EN LAS PLANTAS
Los técnicos de la planta de tratamiento han hecho las pruebas sembrando pimientos con el lodo que se genera. La diferencia se nota entre una planta sembrada con el lodo de la PTAR y otra con tierra natural y más el abono. La hoja del pimiento tiene un verdor muy intenso y el que está sembrado en tierra tiene un color verde pálido. La empresa tiene previsto comercializar este producto para que los agricultores se beneficien.