10-06-2018 | 16:39

Los informales crean propio mercado en Ibarra

    informebarrios
    Ibarra
    .- Las ventas informales siguen aumentando, pero esta vez el punto de concentración de estos comerciantes es el sector de la terminal terrestre. Aquí venden de todo, comida, ropa y hasta celulares.


El trabajo empieza desde las 09:00, pero por las tardes se descontrola totalmente. Los comerciantes formales que trabajan dentro de la terminal ya han presentado algunas quejas, pero que no han sido tomadas en cuenta todavía.

En 2016 y 2017 se realizó una consultoría donde se registró un aproximado de 1 500 vendedores ambulantes, actualmente con el éxodo de Venezuela y con las facilidades de ingresar al país esta cifra se ha duplicado, ahora existen alrededor de 2 000 personas.

Coordinación.- Marcelo Pozo, comisario municipal de higiene, explicó que ya se ha presentado un proyecto al alcalde Álvaro Castillo para tratar de controlar el comercio informal.

Mencionó que se ha solicitado al alcalde que asigne un terreno ubicado por la empresa de ferrocarriles.
Pozo señaló que la propuesta está por concretarse y cuando esto suceda, está planeado trasladar a los vendedores informales que están alrededor del mercado Amazonas y a las personas extranjeras a un espacio donde puedan vender.

Organización.- Se estima que para septiembre ya se ejecute el proyecto. Pozo indicó que ya están empezando con la venta de comida preparada.

Comentó también que se socializará con los vendedores formales para que tengan conocimiento. Además, mencionó que con esta propuesta se controlaría un 100% el comercio ambulante de Ibarra.

Solicitud.- Mauricio Quintana, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes de la Terminal Terrestre de Ibarra, informó que han tenido diferentes reuniones con todos los socios.

Dijo que han enviado oficios al Municipio y mantuvieron conversaciones con los agentes municipales para que colaboren con el control.

“No son solo ventas ambulantes, hay muchas personas extranjeras que están vendiendo artículos de todo tipo y se nos ha presentado una mala imagen para todos quienes hemos luchado para crear un centro comercial de atención al público”, manifestó Quintana.

Señaló que hasta el momento no han tenido el respaldo total. “Nos vemos muy afectados porque nosotros pagamos impuestos, un valor de arriendo, cumplimos con las normas que nos exige el país y afuera lo están haciendo libremente sin pagar absolutamente nada, de una u otra manera nos afecta”, recalcó Quintana.

Más control.- El vicepresidente de la asociación solicita que se haga un control frecuente de los agentes municipales. “Cada día el comercio informal va en aumento”.

Marcelo Suárez, responsable de la Policía Municipal, en una entrevista con Diario EL NORTE en marzo, comentó que tienen la responsabilidad de mantener el espacio público limpio.

“Por el ingreso de ciudadanos extranjeros se ha incrementado notablemente el comercio informal. Trabajamos de forma mancomunada con la Policía Nacional, quienes nos ayudan en el tema de seguridad”.

Según la normativa, para incentivar a que los usuarios compren en el interior de los mercados del cantón, el ingreso de los comerciantes informales al interior de los centros de expendio está prohibido.

Afectado.- Andrés Enríquez vende productos tecnológicos durante siete años en la terminal, indicó que siempre “hemos lidiado con esta mala administración de las zonas públicas, pero en este año han subido las ventas totalmente”, expresó Enríquez, quien mencionó que antes solo había 15 vendedores ambulantes en la parte exterior de la terminal.

“Era molestoso pero no tanto, ahora el negocio ha bajado un 60 % porque son más de 200 personas diarias que vienen a hacer comercio”, dijo.

Además, agregó que las autoridades deben hacer cumplir las ordenanzas municipales, “que para eso fueron diseñadas, para tener un orden en la ciudad”.

Enríquez compara a Ibarra con Otavalo y Atuntaqui, “son un claro ejemplo que sí se puede tener una ciudad ordenada”.

Productos.- El comerciante explicó también que venden sus productos con factura nacional, pagan arriendo y todo lo que la ley les obliga.

“En cambio, en las calles hay contrabando, objetos de dudosa procedencia e irregularidades, es por eso que los precios llegan a la mitad con lo que nosotros ofrecemos”.

Andrés aseguró que son la columna vertebral de Ibarra, “la ciudad no tiene empresas grandes, las microempresas y los comerciantes somos la vértebra principal de Ibarra porque hemos mantenido en épocas buenas, malas, nuestras obligaciones con el Estado y el Municipio. Nos están pagando de esta manera incorrecta, que en vez de apoyar a los que realmente dan trabajo, nos sentimos atacados porque a nosotros nos hacen controles de permisos, patentes, eso está bien, pero también lo deberían aplicar en la parte de afuera”.