03-07-2018 | 00:00
(I)

Los Hernández no se sienten extranjeros en Ibarra

La familia Hernández llegó a Ibarra hace dos años. La eligieron por su agradable clima y calidad de su gente. “Nos sentimos como en casa”, aseguran.

Ibarra. Angélica Hernández trabajaba como docente en Ciudad de México y una prima suya le invitó a que visite Ecuador. Le sedujo la idea y desde hace dos años escogió a Ibarra como su nueva casa y el lugar para emprender el negocio de un restaurante.

Historia. Ella, junto con su esposo Juan Pablo Saucedo, prefirió la capital de Imbabura antes que Quito por lo agradable de su clima y la calidad de su gente “Nos sentimos como en casa”, dijo la propietaria del restaurante mexicano.

Con su esposo, sus dos hijos Daniela y Pablo y su padre Arturo Hernández no se acostumbraron a los 2 850 metros de altura de Quito y se sienten cómodos en la Ciudad Blanca.

El restaurante de comida mexicana, ubicado en la avenida El Retorno y Río Amazonas, en el barrio de Los Ceibos, al sur de Ibarra.

El deseo de Angélica Hernández es promocionar la gastronomía azteca con el sabor más auténtico. Otros mexicanos residentes en Imbabura viajan y traen la materia prima para su local llamado Casa Mexicana.

Son alrededor de 20 mexicanos los residentes en la capital imbabureña y, cada 15 de septiembre, se reúnen todos para conmemorar las fiestas patrias de México.

El día del cotejo de su Selección ante Brasil ellos abrieron las puertas de su negocio a este diario para compartir su historia.

A pesar de la derrota agradecieron a la Virgen de Guadalupe por Guillermo Ochoa ya que gracias al destacado arquero, los brasileños no hicieron más goles.