14-05-2018 | 15:33

Ibarra cuenta con una ordenanza que prohíbe exponer a críticas a los menores de edad.

    ordenanzaIbarra- Especialistas en Sociología y Psicología, a nivel mundial, coinciden que los estereotipos de género promueven una visión determinada del rol que hombres y mujeres tienen en la sociedad. Al imponerlos a los niños y niñas definen su actuar, encasillan sus habilidades, seleccionan sus gustos, el campo de estudios y profesiones.

Repercusiones. En base a esto, el Artículo 45 de la reciente aprobada Ordenanza de Prevención y Erradicación de la Violencia contra las mujeres establece que se prohíben eventos en los que se promuevan estereotipos de género en los que se involucren niños y adolescentes.

En el debate previo a la aprobación del artículo, que fue de una hora y media, la concejala Hilda Herrera y Sandra Ibujés, representante de las mujeres en el Consejo de Protección de los Derechos, explicaron detalladamente la importancia de establecer esta normativa.

Herrera dejó claro que afectan de manera individual a cada persona pero también tienen importantes repercusiones a nivel social. Dijo que de esta forma aumenta la desigualdad y contribuyen a fomentar los casos de violencia.

Con esto concordó Ibujés quien, a través de su experiencia en la docencia, ha podido comprobar las nefastas consecuencias.
“Se establece qué características son consideradas como adecuadas, aceptadas y bonitas. Cuando eso no es así entonces se generan problemas que pueden ir desde la discriminación hasta el bullying”.

Puntos de vista. La concejala Carla Proaño, quien estaba en contra del artículo, dijo que con esto se estaba atentando al derecho de la elección individual pues en el caso de participar en certámenes de belleza les correspondería a cada menor decidirlo. Herrera refutó esta posición pues dijo que “los padres son quienes deben guiar a los hijos sobre lo que está bien o mal”.

Experta. Para Verónica Recalde, psicóloga clínica, este es un avance importante en las normativas locales. “El problema del bullying y los suicidios se generan principalmente porque esos menores no ‘encajan’ dentro de los parámetros que la sociedad ha establecido. El problema de los estereotipos es algo extremadamente grave y ante lo cual debemos poner un alto”, dice la experta y señala que hay que apostarle todo a las nuevas generaciones, “en ellos está en verdadero cambios, hay que enseñarles que todos somos diferentes y que esas diferencias son totalmente aceptables”.

Hipersexualidad es otro problema

Las niñas se transforman en “pequeñas mujeres” que necesitan maquillarse y vestirse a la moda. La sociedad de consumo las transforma en el perfecto cliente, que exige una serie de productos para saciar necesidades aparentes que de cierta forma quitan su inocencia.