12-08-2018 | 00:24
(I)

Historias detrás del alimento que hay en las calles

En lo que va del año no se ha dado ningún permiso a las personas, por parte de la Comisaría Municipal, para trabajar en ventas de comida por las calles.

Ibarra. “Llevo siete meses en Ecuador. La inseguridad y situación que vive nuestro país me ha obligado a dejarlo”, son las palabras de Rafael Barrios, ciudadano venezolano, que ha optado por poner un puesto de comida en las calles para vivir. Al igual que él son varias las historias tras aquellos puestos de alimentos.

Decisiones. La comida en las calles siempre ha sido un tema de polémica por los criterios de la gente sobre su tratamiento y la competencia que genera a los locales de comida.

Esta forma de ganarse el pan de cada día ahora, no es exclusivo de los ecuatorianos, debido a que muchos venezolanos han optado por incursionar en estos negocios.

Historias. Rafael Barrios es un venezolano, de 38 años, que junto a su esposa y tres hijos vino al país por la situación de su país. Él lleva tres meses vendiendo hamburguesas en el sector de la Terminal.

De igual forma su compatriota Francisco Diaz ha decidido vender alimento en la calle. Él solo lleva 12 días en el país y ahora trabaja para una ecuatoriana vendiendo salchipapas. El recorre toda la ciudad.

Otra de las realidades es la de Martha Montalvo. Una ecuatoriana que lleva en la venta de comida toda su vida. “Es lo que aprendí hacer desde muy pequeña. Ahora la situación se ha complicado por el incremento de vendedores”.

Problemática. ”Las ventas ambulantes se han incrementado por el éxodo del vecino país Venezuela. Es por eso que nosotros con los Agentes de Control Municipal hacemos todos por controlar”, dijo Marcelo Pozo, Comisario Municipal del GAD de Ibarra.

Además informó que el Alcalde de Ibarra, Álvaro Castillo, ya dispuso que se busquen sitios de reubicación de estas personas para que puedan trabajar.

Pozo también dijo que al momento y temporalmente se los ubicó a un costado de la Terminal hasta tener el sitio en donde van a tener que trabajar.

Más para conocer. ARCSA también brinda su aporte con capacitaciones para los ambulantes. Al momento han realizado dos en lo que va del año. En ellas se explica cómo lavarse las manos, manipulación de alimentos, limpieza, entre otras cosas.

Un aporte que se da para evitar inconvenientes.