07-09-2018 | 00:24

Transportistas exigen seguridad y respeto

Más de 2 500 personas se movilizaron para pedir apoyo y respeto a la Policía Nacional y los Agentes Civiles de Tránsito de la provincia de Imbabura.

Ibarra. Con gritos, pitos, pancartas y múltiples exigencias, los transportistas de varias operadoras de transporte, exigieron a las autoridades seguridad, paz y respeto para la ciudadanía.

Representantes de varias cooperativas y compañías de taxis convencionales, ejecutivos, de carga liviana, escolar y colectivos de varios sectores y barrios de la provincia, marcharon desde el parque Germán Grijalva hasta el Comando de Policía de Imbabura.

Declaración. Marcelo Andrade, presidente de la Unión de Taxis de Imbabura, comentó que la ciudadanía no se convenció de las palabras mentirosas, que aseguraron que la marcha se generaba por un tema político.

“Este es un tema exclusivo de seguridad. Se ha remitido un documento para el presidente, Lenín Moreno, en donde se pide el cambio urgente de la gobernadora de la provincia, Marisol Peñafiel, porque no somos cuatro ‘payasos’ los que estamos reclamando seguridad, paz y justicia”, mencionó Andrade con notable molestia.

Además dijo que solicitan en forma inmediata la presencia de la ministra del interior, María Paula Romo, para que conozca y se tomen acciones coyunturales integrales en beneficio de la seguridad, en vista del sinnúmero de incidentes que se han presentado en la provincia.

Denuncia. “Estamos sufriendo asaltos de dos a tres personas por día y los operadores de justicia no actúan. El caso suscitado en Mascarilla es netamente y de exclusiva responsabilidad de la mala funcionaria, Marisol Peñafiel, porque ahí se presentaron varios incidentes anteriores y no se tomaron los correctivos necesarios. Esperaron que muera un hermano para culparle a un policía nacional, que, en función de su trabajo, estaba realizando su derecho a la defensa”, dijo Andrade.

Señaló también que su apoyo no es solo para la institución policial, sino para los agentes civiles de tránsito y agentes de control municipal, quienes velan por la seguridad de la ciudadanía en la provincia.

“Rechazamos enérgicamente las agresiones, nosotros venimos con posturas y hábitos de nuestros hogares, no está bien que se haya perdido el respeto a la autoridad”, finalizó Andrade.

Apoyo. Por su parte, Ángel Miño, representante de la Unión de Transporte de Carga Liviana de Imbabura, aseguró que la marcha es histórica, ya que convocó a miles de personas reclamando un derecho y diciéndole basta a la prepotencia.

“Necesitamos paz en nuestra provincia, la delincuencia se está yendo de las manos. Nosotros estamos dando un claro mensaje para que no se vulneren los derechos con declaraciones equivocadas”, agregó Miño.