28-08-2018 | 00:00

Evalúan daños luego de atentado en Mascarilla

El control de Mascarilla está inhabitable. Los gendarmes continúan con el trabajo de rutina, a pesar de que se perdió hasta el alimento de los canes policiales.

Ibarra. Cinco días después de los graves incidentes suscitados en el Control Integrado de Policía de Mascarilla, aún no se conoce el monto exacto de las pérdidas materiales.

Sin embargo, la gobernadora de Imbabura, Marisol Peñafiel, mencionó que la justicia trabajará, tanto en la investigación en torno al fallecimiento de Andrés Padilla, de 26 años de edad, como de los incidentes violentos que se generaron la tarde del 23 de agosto y tienen como responsables a habitantes del Valle del Chota, quienes se enardecieron por el fallecimiento del joven y destruyeron, saquearon y quemaron el destacamento policial.

Por la Gobernación de Imbabura se conoció que además de los daños y quema de la infraestructura, existió la desaparición de inmobiliario, computadoras, documentación, motocicletas y alimento de los canes policiales. A esto se suma el incendio de un patrullero.

Declaración. “Exigiremos una investigación independiente, clara y transparente, apegada al debido proceso. Aquí hay hechos claros y demandaremos esas conductas atípicas y antijurídicas, para que se sancione a las personas que ocasionaron estos hechos”, dijo Peñafiel.

La gobernadora además manifestó que el Ministerio del Interior trabaja en la evaluación de los destrozos y dará a conocer a cuánto ascendería el monto de la afectación.

“Afortunadamente los policías lograron poner a buen recaudo a los canes, pues también estuvo en riesgo sus vidas” dijo la autoridad quién además manifestó que aún no se comprueba la sustracción de uniformes y armas, ya que el proceso está en investigación.

“Justicia hay para todos y este es un Estado de derechos y nadie está sobre él, nadie está por encima de la Ley. La Policía Nacional sigue trabajando con eficacia y eficiencia, al servicio de la comunidad”, agregó Peñafiel.