19-08-2018 | 00:00

Entrenan canes para ayudar a proteger y a salvar vidas

En las instalaciones del Grupo de Caballería Mecanizado Número 36 Yaguachi, los canes tienen su propio espacio, donde reciben un especial cuidado.

Ibarra. “Práctica, paciencia y perseverancia” es el lema que manejan en el Centro de Adiestramiento Canino Número 36 Yaguachi. La idea es que los canes entrenados en este lugar ayuden a proteger y también a salvar vidas.

Otro objetivo es generar conciencia en los ciudadanos sobre el cuidado y protección de los animales.

Siete canes. En el Grupo de Caballería Mecanizado Número 36 Yaguachi existen siete canes militares, entre ellos dos cachorros, los que son entrenados para que cumplan varias actividades conjuntamente con el hombre, entre ellas brindar protección y también para detectar explosivos.

Por ejemplo, los perros que son entrenados para protección y seguridad son utilizados en manifestaciones o disturbios.

Ellos se encargan de que los manifestantes no se acerquen demasiado a los efectivos militares o que éstos sean agredidos.

Instructor. Carlos Morales, encargado del centro, explicó que este lugar nació hace tres años con el objetivo de adiestrar a perros militares, pero también abrieron el espacio para los canes civiles.

“Esta es una pasión que a uno le nace. Uno disfruta trabajar con los canes, ya que se trabaja en binomio y siempre uno está acompañado por un can”, dijo el sargento Morales.

Para el militar cotacacheño de 37 años de edad y quien lleva 16 años formando parte de las filas del Ejército ecuatoriano, este trabajo es muy satisfactorio, ya que también pueden llegar a la ciudadanía de una forma diferente.

Los perros también son utilizados para exhibiciones sobre todo en planteles educativos.

Entre los canes militares están Benito, Eva, Jhon y Body, quienes el día que se realizó esta cobertura formaron parte de una exhibición para un grupo de niños.

En la actualidad, los perros están siendo entrenados para trabajar en tareas de búsqueda y rescate de personas, ya que la idea es brindar el apoyo cuando se presente algún desastre natural o exista una persona extraviada.

Dependiendo del tipo de trabajo en que vayan a ser utilizados, dura el tiempo de entrenamiento. Por ejemplo, para ser detectores de explosivos como mínimo los canes necesitan seis meses de preparación.

Guías de canes. Junto con los perros también se preparan a miembros del Ejército como guías de canes. Juan Carlos Moposita, conscripto otavaleño de 19 años de edad, mencionó que siempre le gustó la vida militar.

Una vez que ingresó a cumplir con este servicio no dudó en formar parte del curso como guía de canes, ya que creció con la compañía de algún perrito. Ahora y una vez que se licencie tras cumplir el servicio militar, también recibirá su certificado como guía de canes.

“El reto es armar ese vínculo con el perrito, ya que cuando llegas acá te dan un perro desconocido y de apoco uno se tiene que ir haciendo amigo hasta que se crea una conexión”, dijo Moposita. Freddy Bravo, quien también forma parte del curso, comentó: “Ser guía de canes es una bonita experiencia que uno tiene. Acá se llega sin saber nada. Lo más importante de esto es saber cómo ganarse la confianza del can”.