18-08-2018 | 10:08

El sufrimiento infinito por los desaparecidos

“Como muertos en vida”, así están los familiares de desaparecidos, que no descansan en la búsqueda, hasta encontrar la verdad y la justicia.

Ibarra. María de Lourdes Mejía posa en una de las fotos realizadas por Paúl Rivas y publicadas en el especial “Desaparecidos y Tatuados en la piel”, publicado en diario El Comercio, el domingo 14 de abril de 2013.

“Vuelve mi Fer” es la frase que la periodista que acompañó a Paúl en la sesión fotográfica escribió en la espalda y parte del brazo de María de Lourdes.

La mujer busca desde el 15 de enero de 2010 a su hija Fernanda. La última vez que la vio fue cuando la joven de 25 años participaba como animadora de una fiesta infantil familiar y luego acudió a reunirse con su expareja.

Luego de esta cita nada se supo de ella, por lo que el principal sospechoso es el hombre que actualmente cumple una sentencia de 25 años por el asesinato de Valeria Chávez, en 2013.

La de María de Lourdes es una de las 10 historias plasmadas en los cuerpos de familiares que sufren por sus seres queridos.

“Vuelve y revívenos Vivi”, “Ñaño necesito encontrarte”, “Sueño con verte, el aire es muy denso sin un ser amado”, “Un mundo vacío sin ti”, “¿Hasta cuándo?”, “Basta de impunidad ¡Justicia!”, “Lucho, nos haces mucha falta”, “Te extraño hermana”, “Vacío en el corazón” y “Vuelve mi Fer”, son los 10 mensajes escritos en los cuerpos de los familiares de desaparecidos.

La sesión fotográfica la realizó Paúl Rivas, fotoperiodista asesinado junto con dos compañeros de diario El Comercio, el 12 de abril de 2018, mientras realizaba una investigación en Mataje, zona fronteriza con Colombia.

Como un homenaje a su trayectoria, se expone su trabajo a través de la muestra “Pintor de Luz”, actualmente en Ibarra, en El Cuartel.

Lucha. María de Lourdes Mejía es presidenta de Desaparecidos en Ecuador (Desendor), asociación que aglomera a 700 familiares de desaparecidos y de víctimas de muertes violentas. Ella, con Lucía Villegas, familiar de una desaparecida y Katia Guerrero, que apoya a la asociación, visitaron la exposición.

María de Lourdes recordó que Paúl Rivas, con el trabajo publicado sobre los desaparecidos, ganó el premio Eugenio Espejo, el 19 de enero de 2014.

Parte del premio económico, lo compartió con María de Lourdes, lo que le sirvió para realizar gestiones en Ginebra, ante las Naciones Unidas, para tratar sobre la problemática de los desaparecidos.

Desendor funciona en el Centro Histórico de Quito, su presidenta menciona que le decía a Paúl que su nombre estará en el bulevar del lugar como reconocimiento a la labor fotográfica realizada. “Nunca pensé que su nombre estaría ahí también como víctima”, relata sin poder contener el llanto.

“No llore que hay una justicia divina” es lo que Paúl le decía.

Fe. María de Lourdes no pierde las esperanzas de encontrar a su hija, así como no la pierden miles de personas que no saben el paradero de sus seres queridos. En la exposición, la mujer colocó carteles con fotografías de otros desaparecidos.

La más pequeña es Naomi Carolina Vivar Zambrano, desapreció en 2007.

Tenía 1 año 11 meses cuando se perdió en Esmeraldas. Su madre, Irene Zambrano, acude a Desendor para buscar la verdad. Lucía Villegas es prima de Carmen Cazar Villegas, desaparecida desde 2012, en Ibarra. Vivía en Bellavista de San Antonio.

Lo último que se supo de ella es que iba a retirar un dinero.

“Sabemos que no alcanzó a hacerlo”, dice Lucía.

“Como muerto en vida, así vive el familiar de un desaparecido”, enfatiza María de Lourdes, que seguirá en la búsqueda, “mientras Dios nos permita ponernos la verdad y la justicia que nosotros buscamos”.