21-08-2018 | 00:59
(I)

El smog sigue siendo problema

Ibarra. Quedarnos solo cinco minutos en la parada de bus de las calles Maldonado y Oviedo son suficientes para darnos cuenta la gran contaminación que generan más de 10 buses urbanos que pasan en ese tiempo por este sector del centro de la ciudad.

El smog, hollín o conocido también como humo negro que expulsan los buses de transporte público, es una contaminación visible.

Pero de acuerdo a los análisis de la Organización Mundial de la Salud, OMS, (2012-2013), Santo Domingo, Milagro, Quito, Latacunga, Manta y Portoviejo sobrepasan los niveles internacionales de contaminación perjudiciales para la salud.

Mientras que Ibarra, Cuenca y Ambato son las ciudades menos contaminadas con 9 ug/m3 de PM2,5.

Por otro lado, solo Quito, Santo Domingo y Milagro son las urbes que superan los límites de contaminación nacionales.

Posible solución. La contaminación de este humo negro acabaría si el diesel que consumen los vehículos sería de mejor calidad, así lo confirmaron los presidentes de las cooperativas 28 de Septiembre y San Miguel de Ibarra.

Pablo Ruiz, de la 28 de Septiembre, aseguró que el humo negro es el más visible, pero es menos contaminante que la gasolina.

La expulsión de humo negro, según Ruiz, puede ser por una falla mecánica, pero el problema es por la calidad del combustible.

“El diesel que tenemos en el país es de pésima calidad, es por eso que los carros de Ecuador son Euro3, esto quiere decir el tipo de mecanismo, mientras que en zonas europeas o de Estados Unidos ya cuenta con Euro4, Euro5 y Euro6”, explicó Ruiz.

Además, señaló que existen cerca de 50 mil carros que funcionan con gasolina, que es más tóxica y contaminante que el diesel.

Luis Valencia, presidente de la cooperativa San Miguel, indicó que son los únicos que cuentan con un opacímetro, una máquina que sirve para medir la opacidad de la emisión de humos en vehículos diesel.

Valencia manifestó que se realiza un control permanente con la finalidad de calibrar la emisión de gases.

“El error del 80% es del diesel, eso está comprobado”, dijo el presidente de la cooperativa San Miguel.

También concuerda con Ruiz, que un vehículo a gasolina es más contaminante.

La falta de cumplimiento de la normativa ambiental, la calidad del combustible y los escasos estudios sobre la polución del aire son un detonante para la salud de los ecuatorianos. Juan Francisco Paredes, de Movidelnor, aseguró que el objetivo principal del nuevo sistema de revisión técnica vehicular es tratar de controlar el nivel de emisión de gases contaminantes.

COn el nuevo sistema de revisión
Con el centro de revisión técnica vehicular, Movidelnor, tratará de controlar la expulsión de gas contaminante de todos los vehículos. Juan Francisco Paredes, de la empresa, señaló que los parámetros que se revisarán son el porcentaje de la cantidad de opacidad que emite el vehículo. La norma nacional señala que cada automotor, dependiendo del año de fabricación tendrá un límite de opacidad. En este caso, del 2000 en adelante, el límite máximo será del 50% de opacidad y del 2000 hacia atrás tendrán un parámetro del 60% como máximo. “El objetivo es tratar de concientizar a los usuarios de las vías para que los sistemas de las bombas de los vehículos sean calibradas o tengan un mantenimiento adecuado, para que la emisión de este parámetro no exceda el límite que establece la norma. Con la revisión también se prevé tener más cultura en los usuarios de acuerdo al mantenimiento de vehículos”.