27-07-2018 | 18:48
(I)

Ascensos, una recompensa al esfuerzo militar

Historias de esfuerzo y sacrificio fue una constante entre los 83 militares que fueron parte de la ceremonia de ascenso que se realizó ayer en el Yaguachi.

Ibarra. “El que se atreve vence”. La frase la dice en reiteradas ocasiones Jimmy Beltrán, quien fue ascendido a sargento segundo del Ejército.

Su tenacidad y persistencia le permitieron lograr una meta más. “Le agradezco a Dios y a mis familiares por esta meta cumplida”, dice con la normalidad del caso.

Jimmy es una persona con discapacidad.

Su historia. Hace 10 años quedó parapléjico por cumplir con su trabajo, pero eso no fue obstáculo para seguir en el Ejército Nacional. “Por represalias me pasaron disparando y me dañaron la vértebra. Pero eso no fue problema. ‘Querer es poder’ y el que se atreve vence”, son sus gritos de batalla.

Beltrán, viene de una familia con historia militar. Su padre Rómulo sembró la semilla que cayó en suelo fértil.

Sus hijos Diego, Roberto y Jimmy cumplieron con la consigna que en la actualidad se sigue en la nueva generación. La discapacidad del nuevo ‘Sargento Se-gundo’, no es impedimento para cumplir con sus labores. Actualmente Beltrán, es parte del centro coordinador de Unidad Norte, donde cumple a cabalidad su misión.

Aunque su historia es única, el esfuerzo y sacrificio es igual en el resto de sus compañeros. “Esta ceremonia tiene un significado importante para la institución y todo el personal militar. Aquí se hace un justo reconocimiento a estos soldados. 72 voluntarios y 11 oficiales en las diferentes jerarquías”, dijo Agustín Proaño Daza, comandante de la IV División del Ejército.

Proceso cumplido. Los ascensos se realizaron en base a un estricto apego a los reglamentos y leyes vigentes. Para esto se consideró la experiencia laboral, méritos, deméritos y calificaciones durante los últimos años.

Roberto Ramos fue otra de las personas que festejaron de la jornada militar. Su hermano Vinicio fue otro de los uniformados que lograron cumplir con su sueño. “El esfuerzo de 35 años se ve hoy recompensado. Mi hermano ha logrado el ascenso a suboficial primero, dejando de un lado a sus familias”, explica El compromiso de los militares seguirá desde hoy con nuevo desafíos y objetivos.