22-07-2018 | 13:04
(O)

Accesibilidad, un problema sin soluciones

En Ibarra se busca reformar la ordenanza a favor de personas con discapacidad. El cantón Cotacachi está adelante en el tema.

Cantones. Entre Ibarra, Otavalo y Cotacachi, esta última ciudad es la que más garantías ofrece a las personas con discapacidad.

En el caso de Ibarra, se está trabajando en la aprobación de una ordenanza que garantice movilidad. La normativa plantea la construcción de accesos y la modificación de los espacios públicos.

Diego Flores, secretario ejecutivo del Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Ibarra (CCPD-I), asegura que la normativa vigente existe será reformada. “La ordenanza va a entrar a un proceso de debate. Serán los mismos actores que tienen la discapacidad, los que platearan alternativas y soluciones para ser atendidas”, adelantó.

Ibarra. En la capital imbabureña hay espacios que brindan la movilidad, pero no son totalmente garantizados para una persona con discapacidad visual. Así lo cree Noemi Trejo, representante. “Ha sido una lucha de muchos años. En Ibarra hay inicios de ser una Ciudad Inclusiva pero no hay la accesibilidad”, asegura.

Según sus argumentos, actualmente se encuentran las rampas ocupadas, en mal estado, mal planificadas y veredas llenas. “No tenemos señalética, realmente no hay nada. Solo hay inicios de rampas que en su debido momento la autoridad de turno hizo para dotarnos de todo esto”, confirmó. Es por esto que urge la ordenanza que garantice sus derechos. La Ley Orgánica de Discapacida-des, reformada el año pasado, garantiza en su artículo 58 el uso accesible de los bienes y servicios públicos como los parqueos. Por ley el porcentaje de parqueos debe ser del 2% del total del espacio o edificación.

Otavalo. En la ciudad sarance no se dan las garantías para la movilidad; salvo la Universidad de Otavalo, que tiene rampas y espacios diseñados para que estudiantes con discapacidad se movilicen. “Las rampas deben no deben ser muy inclinadas y tienen que ser de un material especial. Es recomendable que se deje en hormigón”, explica Milton Solano, estudiante con discapacidad visual. El ingreso a la Alcaldía de Otavalo es imposible para una persona en silla de ruedas. No existe rampa ni forma alguna de llegar hasta el despacho del alcalde, a pesar que la Ley Orgánica de Discapacidades lo exige. Una rampa ubicada en la esquina de la calle Bolívar y García Moreno, es el único espacio que permite llegar hasta las instalaciones municipales. “Es muy común encontrarse un vehículo parqueado frente a la rampa. Solo se mueven cuando se les pide hacerlo”, cuenta Christian Torres, quien vive a diario este inconveniente cuando se moviliza en Otavalo.

Cotacachi. En Imbabura es el cantón que más garantías ofrece. A parte de la accesibilidad se ha logrado insertar a personas con discapacidad en al campo laboral. A través de la Asociación de Personas con Discapacidad (Asoperdis), el Municipio ha logrado visibilizar y ejecutar proyectos de ayuda para sus integrantes y familias.

Respaldo. Jomar Cevallos, alcalde del cantón, explicó que en la zona de Íntag se adelanta la construcción de la primera cabaña inclusiva, gracias a la cooperación Técnica Belga que aportó más de 20 mil dólares y la contra parte del GAD parroquial de Peñaherrera. “Hemos adaptado una calle exclusiva para las personas que no pueden ver. Desde la administración estamos trabajando con este grupo de personas que lo hemos priorizado”, aseguró la autoridad local.

En ese proceso de inclusión, también se tiene previsto construir en el complejo turístico de Nangulví, una piscina para personas en silla de ruedas, entre otros proyectos en ejecución.

El 3 de diciembre de cada año se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad instaurado por la ONU. A escala mundial, el 15 % de la población es parte del colectivo. En Ecuador son 415 500. De esa cantidad, el 46,78% tiene algún impedimento físico.