Unidades educativas San Francisco, Oviedo y Yahuarcocha destacaron en el Primer Festival Intercolegial de Cortometrajes

Ratio:  / 0
MaloBueno 

sanfrancis

Ibarra.- “Me paraba a diario frente al espejo, gritaba y hacía gestos de desprecio”, menciona Carlos Obando al describir su preparación previa a obtener el premio como mejor actor en el Primer Festival Intercolegial de Cortometrajes, organizado por la Unidad Educativa Pensionado Mixto Atahualpa. El premio al mejor guión fue para la Unidad Educativa Yahuarcocha y Anahí Espinoza, de la Unidad Educativa Oviedo, fue elegida como la mejor actriz.

Carlos Obando es estudiante de la Unidad Educativa San Francisco, Institución que también obtuvo el premio como mejor cortometraje. “El tema del concurso fue el femicidio y las escenas fueron complejas. Una y otra vez repetimos las frases, pero todo valió la pena y nos llevamos los mejores premios”, añadió Obando.

Preparación. Desde que recibieron la invitación siete instituciones se prepararon intensamente para presentar su producto audiovisual. Santiago Proaño, docente organizador, mencionó que el objetivo principal fue buscar una alternativa o solución al tema del femicidio.

“Se entregaron invitaciones a la mayoría de instituciones educativas y les dimos como base que el producto tuviera una duración de mínimo tres minutos y máximo ocho. Los premios entregados son trofeos artesanales y obsequios donados por los padres de familia de la institución”, dijo el docente.

El evento realizado en el auditorio de la Casa de la Ibarreñidad tuvo como jurado calificador a Alfredo Bravo, de Templo Producciones, Marlon Chiliquinga, de TVN canal, Carlos Salazar, del Centro Cultural El Cuartel y Diego González, de la Fábrica Imbabura.

Producción. Diego Arellano, docente de Artes Visuales de la institución ganadora, señaló que al tratarse de un tema delicado, pedimos que el Departamento de Orientación les de una asesoría para que trabajen en la personalidad de los actores. “El protagonista se preparó psicológicamente para el personaje. Todo fue una locura, pero valió la pena”, finalizó el docente.