‘Casa Aída’ en La Esperanza, 42 años como destino de propios y extraños

Ratio:  / 1
MaloBueno 

casa aidaIbarra.- Hace 42 años en la parroquia La Esperanza se levantó uno de los lugares para descansar más atractivos. En medio de la naturaleza abrió sus puertas en 1974 la hostal denominada ‘Casa Aida’.

Ese sitio se convirtió en el lugar preferido por propios y extraños. Su propietaria Aída Buitrón de 80 años de edad, fue quien le dio vida al sector y la que hizo que ese sitio se convirtiera en turístico.

Allí han llegado personalidades de todo tipo desde el cantante argentino Piero hasta científicos como el francés Luis Burnnel, también el gran Bob Dylan y hasta Manú Chao

Pero lo que le hace acogedor al hostal es su decoración y también su gastronomía autóctona.

La infraestructura.- Doña Aída fue quien acondicionó el restaurante y las cabañas con un toque rústico. Hace 43 años ese sitio era una fábrica para elaborar ladrillos.

Lo que queda de esa infraestructura son el techado y las paredes. Según doña Aída esa casa tiene 200 años de construcción. Toda una reliquia arquitectónica.

“Era un galpón abandonado. Fue difícil readecuarlo. Lo logré gracias al apoyo de un grupo de jóvenes extranjeros que llegaron por primera vez a La Esperanza. Trabajamos fuerte hasta que luego de un año (1974) abrimos”, dijo. Ese sitio tiene una chimenea construida de piedra, el techo es de teja vista y sostenido con troncos. Adornan retratos del ‘Taita Imbabura’ y la ‘Mama’ Cotacachi. También la vestimenta de los nativos de la zona. En la parte posterior del restaurante se levantan pequeñas habitaciones campestres. Hay un horno de leña y una zona para asar. Allí elaboran pan de casa y también pizzas.

“Lo que les llama la atención a los turistas es lo barroco. Siempre dicen que es un lugar acogedor donde se respira tranquilidad”, dijo.

La cocina ancestral.- Quien manda en la cocina y en la mayoría de veces los platillos son elaborados por doña Aída. Prepara un menú de todo tipo, desde comida vegetariana hasta la tradicional.

Este mes ofrecerá otra gama de gastronomía nacional. En la carta diaria los turistas encontrarán platillos como bolas de harina de maíz, colada de haba con papas, sancocho, coladas de maicena, machica, empanadas y sellará con una ensalada llena de zuchinni, lechuga y brócoli.