Niña de cinco años vuelve a escuchar gracias a aporte solidario

12:38 1720 hits

Niña de cinco años vuelve a escuchar gracias a aporte solidario

Ratio:  / 1
MaloBueno 

oki

Ahora las lágrimas son de alegría.
Elena Guamán y su esposo Édison Morales están contentos porque llegaron a la sensibilidad de las personas.
Elena y Édison son padres de Jamileth, una niña de cinco años a la que en abril, delincuentes arrebataron el implante Coclear de su oído derecho.


Le negaron la posibilidad de que vuelva a escuchar. Este hecho sucedió en el parque Ciudad Blanca, mientras la pequeña jugaba y su madre ayudaba a su hija mayor a realizar las tareas.
Elena trabaja cuidando y aseando los baños del parque.
Desde abril, cambió la vida de esta familia porque sus escasos recursos económicos impedían que logren reunir los 1 050 dólares que necesitaban para adquirir el implante Coclear, en piezas.
Diario EL NORTE publicó el domingo 28 de agosto lo sucedido con Jamileth.
Gracias a la solidaridad de las personas en la cuenta de ahorros de la pequeña se logró reunir 200 dólares.
Y con la ayuda del alcalde de Ibarra, Álvaro Castillo, y de su esposa, Sandra Monge, Elena contó con el dinero que necesitaba.
“Hablé el martes 6 de septiembre con el Alcalde en la audiencia y el día jueves en la tarde su esposa llegó al parque Ciudad Blanca, me buscó y llegó con el dinero para el implante de mi hija”, recuerda emocionada, Elena.
1 100 dólares le entregó Sandra Monge.
“No tengo palabras para agradecerles y también a todas las personas que depositaron en la cuenta de ahorros de mi hija”.
El dinero le sirvió para las partes del implante y para cubrir los pasajes hasta la ciudad de Quito.
El primer implante lo recibieron de manera gratuita en el Hospital de los Valles, pero luego del robo, desde la institución solicitaron a Elena que debe cubrir los USD 1 050 para las partes del dispositivo y así poderlo armar.
Jamileth ahora cuenta con el dispositivo Coclear con el que podrá escuchar.
El implante cuenta con un imán que se conecta con el interior del cráneo de la pequeña. Esto se logró gracias a una cirugía que le practicaron a Jamileth en el Hospital Baca Ortiz.
Cinco meses esperaron Elena y Édison hasta poder contar con el dispositivo, luego del robo.
Édison no ocultó su emoción.
“Es una felicidad que nuestra pequeña vuelva a escuchar. Dios les pague, agradezco a las personas que colaboraron y también al señor Alcalde”, dice entre lágrimas el padre de Jamileth, que no cuenta con un trabajo fijo, en ocasiones se dedica al arreglo de electrodomésticos, cuando un amigo lo llama para ayudarle. Jamileth inició el primer año de básica en la unidad educativa Teodoro Gómez de la Torre.

Elena dice que su hija no ha tenido problemas para adaptarse a la educación regular.