Aldeas SOS, el lugar para sanar las heridas del alma

11:22 1740 hits

Aldeas SOS, el lugar para sanar las heridas del alma

Ratio:  / 0
MaloBueno 

sosIBARRA. Jessenia se alista para ir a clases. Come su arroz con camarón que le preparó de almuerzo Evelyn Victoria. Se cepilla los dientes, se arregla el cabello, toma su mochila rosada nueva. 



Está en su hogar, pero la diferencia es que no vive con sus padres.

Desde sus cinco años vive en una de las casas del circuito cerrado de las Aldeas SOS de Yahuarcocha y Evelyn es la educadora que se encarga de su cuidado.

Jessenia tiene 12 años, está en octavo de básica. Mientras toma su mochila sus ojos enrojecen y no pueden retener las lágrimas al recordar a su familia que vive en Cayambe y a la que espera visitar este fin de semana. Un dolor que solo ella conoce y no hace falta que mencione palabras porque sus ojos delatan la tristeza que siente...

Sentado en un mueble está Luis, de 13 años, él no vive en el circuito cerrado de Yahuarcocha sino en una casa de acogida al cuidado de la educadora  Diana Chulde.

El tío de Luis vive en Santo Domingo de San Antonio. “No tengo papás, ellos sabían pelear mucho...”, recuerda.

Dice que sus padres murieron, “si sé qué les pasó pero no quiero contar”, afirma.  Luis y Jessenia y otros 73 niños, niñas y adolescentes tratan de curar las heridas de su alma, que son más dolorosas que las del cuerpo, y lo hacen al recibir los cuidados en las Aldeas SOS en Imbabura.

Son menores de edad que no recibieron un cuidado de calidad por parte de sus familiares o hay otros temas más sensibles como el abuso sexual, el trabajo infantil...

65 niños viven en las nueve casas de la Aldea ubicada en Yahuarcocha. Otros viven fuera del circuito cerrado y son parte de distintas modalidades de cuidado.

Violencia intrafamiliar, consumo de alcohol y drogas son parte de las realidades que vivían menores de edad en su núcleo familiar y ahora reciben la protección en Aldeas SOS.

El director del programa en Imbabura, Rodrigo Del Fierro,  que también lidera el trabajo en zonas  de Carchi, Sucumbíos, Orellana y sectores de Pichincha, manifiesta que Aldeas SOS ha variado mucho su modelo de gestión.

Por ejemplo, En Ecuador, las madres sustitutas no son reconocidas de esa manera sino como educadoras de cuidado o tutoras, sin perder el calor de hogar para los niños, niñas y adolescentes. Ahora no solo existen niños que se encuentran dentro de una aldea o casa de acogida, actualmente también se ejecutan programas comunitarios y de acogimiento familiar.

Existe un proyecto comunitario en Lomas de Azaya en donde se trabaja en mejorar la calidad del cuidado de los niños por parte de sus familiares.

Niños que también se encuentran fuera de las Aldeas SOS, como parte de un cuidado alternativo.

“Ya no estamos haciendo el acogimiento tradicional solamente dentro de la Aldea. Tenemos casas de acogida en Otavalo, Ibarra y se están aperturando más...”, explica Del Fierro.

El fin último es que los niños, niñas y adolescentes al cuidado de las Aldeas puedan retornar a la casa de su familia cuando mejore la situación de cuidado y reciban un buen trato.

En otros casos, cuando no es posible la reinserción familiar, se puede coordinar con la unidad técnica del MIES el proceso de adopción.

Hasta 2015 existieron dos casos de adopción y este año se impulsan siete para la declaratoria de adoptabilidad.

Hasta los 18 años permanecen los menores de edad en las Aldeas SOS.

A esta edad logran su autonomía, pero no el desentendimiento de la organización.

Existen alrededor de 40 casos de jóvenes que reciben el apoyo externo tanto económico como en capacitación.

O jóvenes que se convirtieron en profesionales y emprendedores, otros que conformaron sus familias, que buscaron un nuevo rumbo en su vida.  

“Por el derecho a vivir en familia para cada niño, para cada niña”, es el eslogan de las Aldeas SOS. Es el hogar que no se negó a Jessenia, que llora al recordar a su familia,  Luis, que prefiere no contar cómo murieron sus padres. 

Los dos encontraron una nueva familia, esperan curar sus heridas del alma con el cariño, con el calor de hogar, con el apoyo, un trabajo que va mucho más allá de lo formal y en el que el factor psicoemocional es muy importante.

573 Aldeas en el mundo

En el mundo existen 573 Aldeas Infantiles SOS, que atienden a un total de 58 866 niños. Cuenta además con 1 883 centros y programas dedicados a residencias de jóvenes, colegios, centros de educación infantil, programas de fortalecimiento familiar y otros proyectos que atienden a cerca de 494.703 niños, jóvenes y adultos. En Ecuador, Aldeas Infantiles SOS trabaja desde 1963. Actualmente atiende directamente a más de 3 000 niñas, niños, adolescentes y 1 500 familias.

Premio Princesa de Asturias

Aldeas Infantiles SOS una de las mayores ONG internacionales de apoyo directo a la infancia vulnerable, recibió el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016. La candidatura de España se impuso sobre 33 que optaban a este reconocimiento.

Para Rodrigo Del Fierro, director del Programa en Imbabura, este logro es un impacto positivo en el mundo, al ser una organización en el que la prioridad es hacer prevalecer el derecho a una familia a niños, niñas y adolescentes...