UTN, líder regional en iniciativas académicas, crea la carrera de Medicina y marca un hito en el norte del país

Ratio:  / 4
MaloBueno 

medicinaIBARRA. La iniciativa nace hace tres años, aunque, por precaución y hasta una dosis de modestia, deciden mantenerla en reserva.

Una mañana la doctora Salomé Gordillo recibe la convocatoria a una reunión que será decisiva.

Con su estilo directo, amable y simultáneamente firme, el rector de la Universidad Técnica del Norte (UTN), doctor Miguel Naranjo, y la Magíster y Subdecana de la Facultad de Ciencias de la Salud, Rocío Castillo, se reúnen con Salomé.

Es un día inolvidable. Salomé, por encargo de las autoridades, tendrá que, a partir de entonces, elaborar el proyecto de creación de la carrera de Medicina.

Hay ya un documento de trabajo anterior sobre el tema, elaborado por Miguel Naranjo, Rocío Castillo y los doctores Carlos Ramírez y Galo Posso.

Salomé, una profesional que ha dedicado su vida a estudiar los temas que la apasionan, inicia de inmediato su trabajo.

No es fácil. Tiene que estudiar la base legal, la Constitución de la República y el Plan Nacional del Buen Vivir para empezar el proyecto ajustándose de manera estricta a las normas vigentes, incluida la de Educación Superior, en especial el Reglamento de Régimen Académico.

También es imprescindible conocer la normativa del sector Salud, en especial el modelo de gestión del Ministerio de Salud Pública y el de Atención Integral en Salud (MAIS).

Pero Salomé Gordillo no pone reparos.

Es un desafío, un reto, un sueño no solo para la UTN sino para toda una importante región del país como la Zona Uno, que comprende Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos.

Y es, además, un sueño personal que lo comparte hacía rato con las personas que hoy depositan su confianza en ella: Miguel Naranjo y Rocío Castillo.

medicina2El brillante equipo de profesionales en Ciencias de la Salud, junto al rector Miguel Naranjo

En julio de ese año se formaliza el pedido, cuando el Consejo Universitario de la UTN aprueba el proyecto de creación de la carrera de Medicina e inicia el rigurosos y estricto proceso de aprobación en el Consejo de Educación Superior (CES).

El sueño y la esperanza se unen. Como el amor.

Y aunque Salomé y su equipo trabajan a fondo en el proyecto hay que pasar los implacables filtros y lod procesos de control.

Por eso es que ahora, cuando Miguel Naranjo, rector, y Rocío Castillo, hoy decana de la Facultad, observan los resultados, no pueden (y no tienen por qué) disimular su orgullo y su alegría porque pueden decir, sin dudarlo, “¡sueño complido!”.

Pero regresemos al proceso que lleva a cristalizar el ideal de todos ellos.
Implica horas y horas de estudio y elevado y detallista aprendizaje.
Porque el proyecto fue una y otra vez evaluado por profesionales nacionales y extranjeros con altos conocimientos pedagógicos y curriculares.

Porque hay que pasar largas esperas, horas de tensión, angustia, expectativas.

Porque se realizan todas las correcciones a las recomendaciones sugeridas.

Hasta que, por fin, se presenta el proyecto a los representantes del Consejo de Educación Superior (CES), del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CEAACES), y del Ministerio de Salud Pública (MSP), entre otros organismos.

Y aunque las modificaciones al Reglamento de Régimen Académico hacen que el proyecto se cambie por varias ocasiones, en octubre del 2015 se lo envía a la plataforma del CES.

En marzo del 2016 se realiza una nueva modificación al Reglamento de Régimen Académico, específicamente para las carreras de Medicina. Hay más modificaciones, se las hace y envía para su revisión final.

En julio se realiza la presentación del proyecto de la carrera de Medicina.

Miguel, Rocío y Salomé nunca olvidan el día histórico de agosto, hace menos de un mes, cuando el pleno del Consejo de Educación Superior aprueba el proyecto y la carrera ya es verdad.