Cierran puestos en el mercado Amazonas por problemas entre comerciantes

11:06 2041 hits

Cierran puestos en el mercado Amazonas por problemas entre comerciantes

Ratio:  / 0
MaloBueno 

mercado amazonasIBARRA. El comisario municipal Pablo Torres clausuró tres puestos de la familia Anangonó-Padilla. Esto desencadenó la denuncia de la familia que asegura que existe discriminación por parte de la autoridad y que no actúa con imparcialidad.

Dos puestos clausurados están ubicados en el sector del patio de comidas desde el 23 de agosto, mientras otro puesto de comidas en el sector abierto está cerrado por orden del comisario desde el 25 de enero debido a que se realizaron arreglos sin todos los permisos correspondientes.

En el puesto 1, la esposa de Francisco Anangonó prepara y vende almuerzos. En el lugar también trabaja su hijo Jairo que tiene una discapacidad del 46 % a causa de un derrame cerebral.

“Mi hijo necesita trabajar porque tiene esposa y cuatro hijos”.
Francisco explica que han recibido maltrato verbal por parte de Pablo Torres diciendo que su familia es un problema.

En el puesto 14, Irma Anangonó prepara y vende jugos y también fue clausurado debido a inconvenientes con otros comerciantes. En el lugar trabaja su hermana Estefanía. “Nosotros sufrimos demasiados atropellos”, manifiesta Estefanía Anangonó.

Jairo siente que se vulnera el derecho al trabajo. Un promedio de $60 a 70 diarios es la pérdida que la familia de Jairo afronta debido al cierre del local en el que trabaja.

El comisario municipal Pablo Torres asegura que no existe discriminación, sino que cumple con la ordenanza municipal que establece la clausura de puestos en caso de que sucedan riñas entre comerciantes.

Precisa que además de los puestos de la familia Anangonó, dos puestos de otros comerciantes también están cerrados.

Torres asegura que no es la primera vez que se les clausura los puestos, pues en mayo también fueron cerrados por peleas. El Comisario explica que el Art. 21 literal D de la ordenanza que regula el comercio en el cantón Ibarra establece que será causal de terminación unilateral del contrato de arrendamiento el propiciar riñas.

La clausura es de 30 días, según Torres, porque así también lo han solicitado comerciantes el sector del patio de comidas y asegura que existieron quejas de clientes. El futuro del contrato de arrendamiento a la familia Anangonó dependerá de los integrantes de la Comisión de Abastos y Mercados del Municipio y la familia también tendrá su derecho a la defensa.