María José Villacís, belleza e inteligencia puras

10:00 7550 hits

María José Villacís, belleza e inteligencia puras

Ratio:  / 1
MaloBueno 

majo 2María José Villacís Avendaño es inteligente. 

Y no es una ingenuidad decirlo, porque ella y todos nosotros sabemos que su belleza física deslumbra.

Pero lo que muchos desconocen es que está dotada de talento, suspicacia, reflexión y conciencia.
Porque se suele estigmatizar a las chicas hermosas con la idea de que tienen un cuerpo bello pero pocas neuronas en el cerebro.
O se suele decir que las mujeres guapas no tienen capacidad intelectual.
Y así, mitos y creencias que en realidad no son ciertas. Al menos en el caso de María José Villacís, no.
Ayer, en un diálogo de dos horas en el programa La Otra Mirada, dirigido por Rubén Darío Buitrón, en Los Lagos FM, mostró lo que es: capaz, apasionada, con metas claras, segura.
Tiene 21 años y estudia Comunicación Social en la Pontificia Universidad Católica de Ibarra, PUCESI.
Como una niña traviesa que escondía un importante secreto, desde noviembre pasado supo que la habían elegido como candidata al concurso nacional que se celebrará en octubre, en Guayaquil, pero recién decidió contarlo en su página de Facebook (Majo Villacís).
Lo hizo por una razón importante: porque debía tener la certeza de que al haber aceptado ser la candidata por Imbabura podría cumplir con las exigencias para la competencia.
Lo hizo cuando empezó a sentir que estaba en el camino correcto, cuando consiguió las personas adecuadas para que la entrenaran, cuando descubrió que sería capaz de dedicarse al menos tres horas diarias al gimnasio y al ejercicio al aire libre y, sobre todo, cuando terminó y envió el proyecto de ayuda social que concretaría si ganara el torneo.
Eso le gustó: la idea de que no es un simple concurso de belleza sino que es un certamen que no solo valora la hermosura (su hermosura) sino la calidad del proyecto en sentido humano.
Un concurso de belleza, con propósitos sociales.
María José es hija única. Es la engreída de sus padres y de sus abuelos y de su tía, sin embargo, gracias a la formación familiar, en especial de su “ma” Bachita, es todo lo contrario lo que son muchos hijos únicos.
No es egoísta. No es vanidosa. No es arrogante. No cree que el mundo gira a su alrededor.
Es autocrítica y respeta, incluso, a quienes la critican por parecer una típica reina de belleza.
Ama a los demás. Les tiende una mano. Les ayuda. Cree en la solidaridad y en la ayuda a los pobres. Es animalista. Es sensible a las realidades cotidianas.
En octubre María José será la reina. Porque, pase lo que pase, ya lo es.

 

Mira aquí el video de Majo.