El 55 % de la población se automedica

08:34 1012 hits

El 55 % de la población se automedica

Ratio:  / 0
MaloBueno 

automedicacionIBARRA. Es común acudir a la farmacia para calmar un dolor con un medicamento que conocemos porque alguna vez nos fue recetado o porque alguien nos dijo que era efectivo. Lo que no muchos saben es que la automedicación expone nuestra vida al peligro y en ocasiones incluso a la muerte.

Un medicamento es una sustancia con propiedades para el tratamiento o la prevención de enfermedades. También se consideran medicamentos aquellas sustancias que se utilizan o se administran con el objetivo de restaurar, corregir o modificar funciones fisiológicas del organismo o para establecer un diagnóstico médico. Se debe entender un medicamento como un instrumento de salud y no como un bien de consumo, este es el motivo por el cual su uso debe adecuarse a cada individuo. Y siempre con la vigilancia de un médico quien habrá hecho una valoración anteriormente.
La automedicación, es decir, la administración por cuenta propia de un medicamento es un hecho cotidiano y habitual en nuestra sociedad que se a en la mayoría de los hogares.


Se define clásicamente como la utilización de medicamentos, hierbas y remedios caseros por iniciativa propia o por consejo de otra persona sin ninguna intervención por parte del médico. Esta utilización por voluntad propia puede ocasionar perjuicios o beneficios al paciente. Es decir la automedicación no debe entenderse siempre como un acto erróneo sino que llevada a cabo de forma responsable puede aportar ventajas.


COMPLICACIONES


El primero de los riesgos tiene que ver con la dosificación, ya que los medicamentos se formulan en dosis diarias de acuerdo a las necesidades del paciente, pero las personas que se automedican no tienen en cuenta este aspecto. El segundo es que los medicamentos tienen contraindicaciones, ya que sirven para curar ciertas enfermedades pero también pueden producir efectos negativos en los pacientes. Por ejemplo, el consumo de antiinflamatorios no esteroideos, para tratar de aliviar dolores de cabeza o a las articulaciones, produce efectos colaterales. En algunos de los casos se puede estar incubando una gastritis o una úlcera que si no se trata a tiempo puede sangrar y va a ocurrir una hemorragia digestiva alta comprometiendo de esta manera la vida.


Andrea Vásquez, médico internista, comenta que si bien los medicamentos que los podemos adquirir sin receta no causan daños mortales las complicaciones de las enfermedades sí lo hacen. “Como en el ejemplo de los antiinflamatorios, en realidad tomar estas pastillas no le hará un daño mortal a la persona pero sí se convierte en ese potencial peligro al camuflar una enfermedad grave que lo llevaría a la muerte”, dijo.


Pero la automedicación también abarca la que se hace con sustancias de tipo vegetal, que incluso es más frecuente que la de medicamentos procedentes de laboratorios químicos. Esta automedicación es igual de riesgosa pues las sustancias vegetales tienen efectos como lo tienen los medicamentos. “Es importante que la gente sepa entender a la medicina natural y los beneficios que las plantas nos pueden brindar. Al igual que los fármacos, las plantas o los productos disponibles a base de estas, también tienen una dosis y un mínimo o máximo d días de consumo para evitar complicaciones”, dice Fernando Guanoluisa, propietario de un centro naturista.

ANTIBIÓTICOS


Andrea explica que etro tipo de medicamentos con el que se cometen errores por la automedicación son los antibióticos, ya que la fiebre se asocia con infección. Lo que muchas personas ignoran es que todas las infecciones no son iguales, algunas son de origen bacteriano, otras virales y otras por hongos. En consecuencia, no todas las infecciones son tratables con antibióticas. Además, como las dosis se formulan inadecuadamente, suelen generar resistencia a estos medicamentos.


El aumento de la resistencia a los antibióticos representa “un inmenso peligro para la salud mundial”, indicó, en noviembre del año pasado, la directora general de la OMS, Margaret Chan, al presentar el primer estudio de la organización sobre el tema.


Esta resistencia “ha alcanzado niveles peligrosamente elevados en todas las partes del mundo”, dijo Chan.


La resistencia a los antibióticos, también llamada antibioresistencia, aparece cuando una bacteria evoluciona y se convierte en resistente a los antibióticos que se utilizan para tratar infecciones, explica la Organización Mundial de la Salud.


Este fenómeno se debe al consumo excesivo de antibóticos y a su mal uso. Este problema provoca miles de muertes que se prodrían evitar.