Ibarra necesita una ciclovía en el centro de la ciudad

Ratio:  / 4
MaloBueno 

ibarraIBARRA. Neumáticos usados, cajas de madera, plantas de diferentes especies, y otros objetos fueron colocados este vienes 8 de julio de 2016 en la calle Bolívar. Esta acción, parte del foro de movilidad que inició el jueves en Ibarra, simuló la existencia de una ciclovía que recorre solo una mínima parte del centro histórico.

Durante las primeras horas de la mañana el caos vehicular fue evidente.
Los conductores que están acostumbrados a estacionar sus autos en el lado derecho de esa calle tuvieron problemas para hacerlo. Sin embargo, horas más tarde los vehículos estaban parqueados junto a la ciclovía, ocupando casi la mitad de la calle.


El Placemaking (lugar de fabricación) es tanto un concepto como una herramienta práctica, que busca la mejora de un barrio, ciudad o región. Echa raíces cuando una comunidad expresa sus necesidades y sus deseos acerca de los lugares en sus vidas, aunque aún no haya un plan claramente definido en acción.


Una vez que el término se introdujo, sin embargo, permite a la gente darse cuenta de lo inspirador de su visión colectiva puede ser, y les permite mirar con nuevos ojos el potencial de los parques, centros de la ciudad, los muelles, plazas, barrios, calles, mercados, universidades y edificios públicos, luego de esto se desata un emocionante nuevo examen de situaciones cotidianas y experiencias en nuestras vidas.


Colocar el espacio público en el centro de la acción y el diálogo comunitario -llamado también como Place Governance- permite redefinir el marco de colaboración entre vecinos, obteniendo como resultado no únicamente vitalidad en las calles sino también equidad.


Si bien esto puede parecer utópico, lo cierto es que la planificación de la movilidad urbana nos habla ya desde Collin Buchanan, hace más de 50 años, de la necesidad de jerarquizar el viario, dejando sólo un 25% aproximadamente de las vías para el tráfico de paso motorizado (con origen y destino barrios distintos), y considerando el 75% restante de la trama urbana como vías vecinales, dónde la circulación de vehículos motorizados debe ser estrictamente local. Estas zonas de tráfico local son las que hoy reciben nombres tan diversos como zonas de pacificación del tráfico, súper islas, celdas ambientales, zonas residenciales, etc.