Controlan smog de los buses de transporte público sin opacímetro

Ratio:  / 0
MaloBueno 

busIBARRA. Esther Cifuentes es una mujer de 72 años de edad, quien vive en un departamento dentro de un edificio situado en la avenida Aurelio Espinosa Pólit. La ventana de la sala de su vivienda tiene vista a una parada de buses situada cerca del Club Rotario. 


Todos los días, Esther ve a través de su ventana grandes nubes de humo negro que salen de los buses que cada 10 minutos aproximadamente llegan hasta la parada a dejar y recoger pasajeros. Ella está muy preocupada, pues alega que esto atenta a la salud de las personas.

Unos de los gases más dañinos es el smog presente en muchas ciudades del mundo, su presencia causa numerosos problemas en el medio ambiente, en la salud de las personas, en las zonas forestales, agrícolas cercanas a las ciudades y diversas especies animales.

En Ibarra, existen cerca de 205 buses públicos, entre las dos Cooperativas de Transporte Público que Operan en la ciudad, y la entidad encargada del control de estas unidades es la Empresa Pública de Movilidad Movidelnor.

El gerente de Transporte de Movildelnort, Marcelo Pozo, indicó que desde hace dos semanas, aproximadamente, se está cumpliendo en Ibarra con un control técnico de las normativas legales vigentes para las unidades de transporte.

Personal del departamento de Fiscalización y técnicos de Matriculación, están cumpliendo con las revisiones en los parqueaderos del parque Ciudad Blanca, detrás del ECU 911.


Pozo indicó que entre las novedades que encontraron en las revisiones, está que “algunos vehículos emiten gran cantidad de gases contaminantes”.


“Los fiscalizadores remitieron a estas unidades de transporte a talleres autorizados para que hagan mediciones de control de opacidad”, manifestó el Gerente de Transporte.


Los controles a las 160 Unidades de Transporte de la Coop. 28 de Septiembre finalizaron el viernes.


Las 145 unidades de la Coop. San Miguel de Ibarra inician los controles este lunes mediante un cronograma en el que los técnicos prevén revisar 40 unidades diarias.

El departamento de Fiscalización cumplirá con este proceso en todos los cantones que conforman la Mancomunidad del Norte.

NO HAY OPACÍMETRO

Según Pozo, la despreocupación en dar mantenimiento adecuado al motor de los vehículos sería una de las causas de la expulsión de humo negro por el tubo de escape (smog).


En el sector automovilístico se entiende por opacímetro un aparato para el control de los gases emitidos por los vehículos equipados con motor Diesel. Permite valorar la cantidad de hidrocarburos sin quemar (gas-oil) y, por tanto, deducir la eficacia de la bomba de inyección. (Analizador de los gases de escape, contaminación).

El jefe de la Unidad de Fiscalización, César Viteri, indicó que, hasta el viernes, Movidelnor no contaba con un opacímetro. Sostuvo que la empresa pública podrá contar con esta herramienta en 15 días o un mes, aproximadamente. Entonces, ¿en qué se basan para el control de gases?


“Bueno, el opacímetro todavía no lo tenemos. Lo que estamos viendo, porque visualmente se puede ver, que hay un exceso de humo y se está sugiriendo al propietario del vehículo de que haga una revisión del sistema”, explicó.

Otra de las novedades que presentan los buses hasta ahora revisados es que tienen más de un tubo de escape. “La normativa nos dice que tiene que tener un tubo de escape que debe estar ubicado en la parte baja y fuera de la carrocería del vehículo. Existen unidades que tienen dos o tres tubos, a estos propietarios se les ha mandado a cambiar esto para cumplir la ley”, explicó Viteri.

SANCIÓN

Además del control de gases, los fiscalizadores están exigiendo que se retiren los stikers que impiden la visualización. De igual forma con los polarizados y otros stikers que, según Marcelo Pozo, estarían faltando el respeto de los usuarios.


“Tenemos quejas de la ciudadanía de stikers son leyendas que faltan el respeto a los usuarios de transporte público”, dijo.


Una de las sanciones para los propietarios que no acaten las observaciones hechas por los técnicos será el no entregarles el documento de la revisión anual de matriculación del vehículo.
De esta forma serían unidades de transporte ilegales que no pueden transitar.