Siete jóvenes son los primeros bachilleres de la Unidad Educativa de Sordos de Imbabura

Ratio:  / 1
MaloBueno 

bachilleresOTAVALO. Familiares, autoridades y amigos, levantaban sus manos y las sacudían. Un gesto que los siete alumnos que pronto serán los primeros bachilleres entendían perfectamente, pues así es cómo las personas con discapacidad auditiva aplauden.

Seis hombres y una mujer, luego de una sacrificada labor estudiantil, culminar sus estudios secundarios.

No se escuchan voces, solo miradas y señas de estos jóvenes felices porque culminaron su etapa estudiantil. Pronto se convertirán en los nuevos bachilleres de la República y los primeros en la provincia de Imbabura.

A través de una intérprete responden las inquietudes. Una de estas es sí continuarán con los estudios universitarios.

Al responder, el ceño de Víctor Aguilar, Jhonatan Cuyago, Esteban Herrera, Humberto Ulcuango, Alex Ruiz y Erick Ponce se frunce, y su respuesta es no, porque consideran que ese es un nivel superior más avanzado y no hay profesores capacitados que les entiendan.Dicen que esto les decepciona y que la aspiración es conseguir un trabajo.

En este grupo hay una mujer, María Fernanda Mediavilla. Ella tiene 20 años, es firme en sus respuestas, dice que está preparada para rendir el Examen Nacional para la Educación Superior (ENES), que se realizará en los próximos días para conseguir un cupo para ingresar a la universidad. Quiere ser maestra, igual que su madre, quien le apoya y le motiva para que siga con los estudios.

Está conciente que es un gran reto en su vida, pero quiere demostrar que puede triunfar. Lo que comenzó como un proyecto se convirtió, con esfuerzo, en una realidad. Me siento orgulloso del logro obtenido por mi hijo, en tono emocionado y con lágrimas dice Luis Orlando Cuyago, padre de Jhonatan. Esto es inserción y un derecho a la educación.

ATENCIÓN DE CALIDAD


La Unidad Educativa de Sordos “Gobierno Provincial de Imbabura”, da cabida actualmente a 60 estudiantes con deficiencia auditiva.
En esta institución, regentada por el organismo provincial, reciben educación, incentivos que hacen que su permanencia sea feliz y placentera. Reciben uniforme escolar, alimentación y transporte puerta a puerta.

CLAUSURA DEL AÑO


La Unidad Educativa para sordos del Gobierno Provincial de Imbabura ayer realizó la clausura del año lectivo 2015-2016.

Un total de 60 niños y adultos de la provincia. En una cancha que está cubierta, luciendo el uniforme, un pantalón jean, saco azul donde se destaca el logotipo del Gobierno Provincial de Imbabura, institución que apoya, camiseta blanca, los 60 alumnos estaban formados esperando que comenzara el acto que inició con el Himno Nacional del Ecuador.

Los estudiantes a través de señas entonaron la canción patria. Expusieron los trabajos realizados durante el año escolar. Anita Reascos era la encargada de transmitir a los estudiantes los mensajes de los participantes, entre los que estuvieron el prefecto Pablo Jurado, el rector Mauro Sanipatín, la administradora del Patronato Tania Endara.


La autoridad provincial destacó el esfuerzo de los nuevos bachilleres que en los próximos días serán incorporados y les conminó a que sigan con sus metas, ya que las barreras no existen y lo han demostrado al culminar la secundaria.