04-09-2018 | 00:21
(O)

¿Y la atención a los jubilados?

    En los últimos años para los jubilados y para quienes están por acogerse a este “beneficio” se han ido incrementando los temores. Se dice, casi insistentemente, que para el año 2022 la falta de recursos va a incidir negativamente y no va a ser posible cumplir con puntualidad lo que por ley corresponde. De hecho, solo para poner el ejemplo, los jubilados del magisterio de la provincia de Imbabura que siguen pendientes del pago del incetivo al año 2018 suman ya 410 personas. A esto se suma los pagos pendientes de más de 4 mil maestros jubilados del año 2008, 2009 y 2010 que no han recibido el valor completo del incentivo de la jubilación. Es por ello que se justifica que los jubilados de los ministerios de Salud y Educación hayan emprendido jornadas de exigencia para la cancelación de los pagos pendientes.

    El Estado debe velar por el cumplimiento a una clase tan sensible que necesita apoyo y atención.

    MÁS INFORMACIÓN